¿Cómo cuidar los pies?

pies como cuidarlosNuestros pies son una obra de ingeniería que soporta a lo largo de un día normal la fuerza equivalente a varios cientos de toneladas a base de sumar pequeños impactos.
A pesar de ser una pequeña parte de nuestro cuerpo es de las más complejas que poseemos, tiene 28 huesos, múltiples articulaciones y más de 100 tendones, sin olvidarnos de los vasos sanguíneos y los nervios.
Nuestro pie y concretamente el de los corredores están expuesto a más lesiones que ninguna otra parte del cuerpo. Por ello es importante tener en cuenta una serie de consideraciones antes, durante y después de correr. Éstas protegerán y alargaran la vida de nuestras inseparables extremidades.
A la hora de elegir calzado, como ya te hemos mostrado en anteriores post (http://bit.ly/1nHyoQf), tenemos que tener en cuenta que la talla varía según la marca y el modelo, por lo que antes de adquirir un par siempre debes probarlo con ambos pies, atándote bien fuerte los cordones, caminando unos pasos y si te lo permiten haciendo un pequeño trote.
Para comprobar si la talla es la correcta debe sobrar al menos medio dedo de tu mano entre el final del pulgar de tu pie, y la punta de la zapatilla. Tal vez te parezca que estás dejando demasiado espacio, pero necesitas este lugar extra ya que tus pies se hinchan cuando corras debido al aumento de la circulación.
Recuerda que a la hora de comprar también debes tener en cuenta qué tipo de pisada tienes (pronador, supinador o neutro), tu peso (determinará el tipo de amortiguación que necesitas), el uso del calzado (para entrenar o para competir), y el tipo de terreno al que lo someterás (calle o trail). Hay que controlar el número de kilómetros que se le hace a la zapatilla, cada modelo tiene una resistencia
Ponte o quítate las zapatillas siempre usando sus cordones. Ajústala bien pero evita hacer la lazada con demasiada presión. Ampollas, uñas negras o callos son muy frecuentes, y en muchos de los casos se deben a un mal uso del calzado.
Punto fundamental es el de las uñas. Deben estar correctamente cortadas para evitar que te lastimes la piel, si están largas pueden dañarte los otros dedos.
Si eres de piel seca, es bueno que hidrates el pie con crema. Si por el contrario, los pies te sudan mucho, debes neutralizar este exceso con polvos específicos. Es muy importante también que seques los pies tras la ducha.
Anda descalzo todo lo que puedas, si estas en superficies como césped o arena de playa aprovéchalo y corre sobre ellas.
Al igual que estirarás el resto del cuerpo, no olvides estirar el pie. Tanto los dedos como el empeine.
El cuidado de tus pies no sólo es fundamental para lograr correr de forma más eficiente y sin dolor, sino también para prevenir lesiones.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *