En qué pensamos cuando salimos a correr

sombras runningLlegas a casa después de un día estresante o estás en tu habitación ansioso por salir a correr. Deseas coger tus zapatillas con la intención de despejar tu mente y desahogarte.
Lo bueno de nuestro deporte es que no hay reglas ni compromisos. Tú decides cuando y como hacer tu entrenamiento sin depender de instalaciones u otras personas. Pero ¿Te has parado a pensar si correr te despeja la cabeza? y ¿si lo que ronda por tu mente cuando sales a correr realmente te hace desconectar?
Este artículo persigue agrupar algunos de los pensamientos y sensaciones que pueden tener los corredores cuando salen a entrenar y que en ocasiones y dependiendo de la persona le hacen evadirse o no.
1. Fijarse en otros corredores: Normalmente cuando sales a correr solo, en algún momento de tu entrenamiento tus zancadas siguen a algún runner. Las ideas comienzan a surgir en tu cabeza: “voy a ver si puedo seguirle el ritmo” o “a esté le tengo que superar”. Si te cruzas sueles fijarte en su forma de correr, y la comparas casi automáticamente con tu técnica ¿estaré corriendo bien? ¿talono en exceso?. Después tu atención se centrara en sus gadgets o prendas “como molan sus cascos” o “esas zapatillas valen una pasta”
2. Hacer listas: Suele ser un pensamiento que cruza nuestra cabeza cuando vas con prisas y encuentras un hueco para tu sesión. Es habitual hacer la lista de la compra, ordenar tu agenda mentalmente o repasar los últimos apuntes estudiados. Quizá este sea el pensamiento que menos nos ayuda a evadirnos.
3. Comida: Quien no ha pensado alguna vez lo que se va a meter para el cuerpo cuando acabe su sesión y más si esta a dieta. Puede coincidir que ese día toca premio o una ligera recompensa.
4. Dolor o molestia: ¿Sientes un pinchazo o el cuádriceps cargado? Peligro; este pensamiento puede acompañarte todo el entrenamiento aunque luego no volvamos a sentirlo al terminar. Hay que intentar que no nos amargue el ejercicio.
5. ¿Por qué estoy corriendo?: Este parece ser uno de los pensamientos más estresantes. Mientras corres te imaginas en el sofá, en la barra del bar, de compras… ¿qué hago aquí? Hace frío, hace calor. Pero recuerda, cuando finalizas te sientes la persona más fuerte y sobre todo la más comprometida.
Quizá ninguno de estos pensamientos hayan cruzado tu mente mientras corres o quizá sean habituales en tus sesiones. Lo más importante, es conocer si tu objetivo es desconectar ¿lo estás consiguiendo?

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *