Como elegir el calzado de running

comprar zapatillas de correr 2En primer lugar hay que tener clara una idea: “no existe la zapatilla perfecta”. Pero sí podemos escoger la que mejor se adapte a nuestro pie, nos evite lesiones, nos haga obtener un mejor rendimiento y sobre todo nos haga disfrutar del running.
La pregunta que nos hacemos entonces es “¿Cómo elegir nuestras próximas zapatillas para correr?”
Para ello analizamos algunos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de visitar tu tienda deportiva:
-Para comenzar debes tener claro qué tipo de pisada tienes. Si eres supinador, la parte de la planta del pie que más apoyas cuando realizas la pisada será el lateral externo, en cambio si pisas hacia dentro como si tuvieras el arco bajo, juntando las rodillas, eres pronador. Por último si tu pisada es intermedia te defines como neutro. Hoy por hoy todas las marcas de zapatillas y todas las tiendas especializadas, tienen modelos para cada tipo de corredor.
-El peso de cada uno es otro dato al que debemos prestar atención ya que no es lo mismo un corredor de 60kg que uno de 90kg. La diferencia reside en la amortiguación de la zapatilla. Si escogemos un calzado diseñado para un peso determinado menor que el nuestro podría provocar que sintiéramos la zapatilla demasiado dura y no se desarrollaría bien su tecnología de amortiguación. En cambio, si el peso del corredor está por encima del peso ideal para esa zapatilla, terminará venciendo a la amortiguación, y no servirá de nada. En ambos casos el peso del cuerpo, multiplicado al pisar, será absorbido por nuestras articulaciones, y muy posiblemente con el tiempo esto derive en lesiones.
-El tipo de superficies en el que vayas a utilizar las zapatillas determina también la clase de deportivas que debes elegir. Como sabéis, noo es lo mismo correr sobre calle o superficies compactas pero llanas, que hacerlo en montaña. Para calle necesitarás una tracción especial, con dibujos pequeños en las suelas. Para montaña, en cambio, necesitarás suelas con “tacos”. También en los casos de montaña son necesarios refuerzos especiales, ya que la zapatilla sufrirá impactos de piedras, ramas y raíces. Por último, si vas a usarla en terrenos “off road”, evita que tenga agujeros grandes o formas de herradura en el talón, pues allí se acumulará barro y otros objetos que te molestarán mucho al correr.
-El kilometraje al que vamos a someter a las zapatillas, ya que unas están diseñadas para durar más, y otras menos. La diferencia principal radica en los materiales y tecnologías utilizados en su confección. Los corredores buscamos calzados livianos en las carreras. Para esto hay que usar menos materiales, y en la mayoría de los casos suelen tener menos vida útil. En cambio, para los entrenamientos usamos zapatillas más robustas, con más refuerzos, amortiguación y elementos, que si bien van a durar mucho más, también aportarán unos gramos extra. Claro que en este caso, el peso no importará tanto. Por esto lo ideal, si el bolsillo lo permite, es tener siempre dos pares de calzados: uno para entrenar con más amortiguación, y otro más liviano, guardado sólo para las competiciones.
-La comodidad podría ser otro factor, pero resulta algo muy personal y aquí no os podemos dar ninguna pista, dependerá exclusivamente a cada runner. La estética tiene que ser de nuestro gusto, para que así con el conjunto de las prestaciones tengamos una motivación extra para salir a correr.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *