Correr con tu bebé ya no es imposible

carrito de correr 3Sobra decir que inculcar a nuestros hijos el amor o el hábito de practicar deporte es fundamental para su educación y su desarrollo físico y mental. Si te ve practicar running y de paso le haces partícipe de tu pasión, estarás ayudando a crearle lazos o costumbres que beneficiaran su forma de vida futura.

Te proporcionamos los datos que necesitarás para poder correr con tu bebé sin que ni él ni tú corráis riesgo alguno y para que él empiece a acostumbrarse a las salidas y tu vuelvas a disfrutar de tu pasión.

No debes impacientarte los primeros meses son de adaptación, tu bebé debe estar tranquilo y conocer las cosas a un ritmo pausado por lo que los paseos debes ser eso, paseos. Es absolutamente primordial no salir a correr con menores de 2 meses aunque existan carros para ello. Incluso nuestra recomendación es que no salgamos con él hasta cumplidos los 6 meses de edad.

Equiparte es prioritario. El carro que se utiliza para llevar a tu bebé es diferente que los carros habituales de paseo. Están provistos de tres ruedas, una delantera y dos traseras, además el tamaño de las mismas es mucho más grande, para sortear y amortiguar mejor las anomalías del terreno. La delantera tiene la función de bloquear su giro necesario para correr, evitar así que cualquier irregularidad del terreno haga girar la rueda y con la velocidad de la carrera pierdas el control del carro. Las ruedas no solo son más grandes sino que la separación entre ellas es más grande para que el cochecito tenga más estabilidad, lo que lo hace más incomodo a la hora de plegarlos y circular cruzando marcos de puertas estrechos. Aunque muchos no lo incorporan, ya existen frenos en diferentes modelos, no es absolutamente necesario pero es muy útil en pendientes abajo. Hay que aprender a usarlo. El manillar debe ser regulable ya que como vamos a ver el agarre del carrito es esencial para una correcta postura en nuestra carrera.

Ahora veremos cómo tirar del carro pera evitar sobrecargas y lesiones innecesarias. La altura del manillar debe estar justo por encima de nuestra cintura con los hombros inclinados hacia abajo y los codos ligeramente flexionados, el carro debe estar próximo a ti, con el tronco erguido para evitar los dolores lumbares que provoca correr con los brazos estirados y dejando caer tu peso sobre el carrito haciendo que el torso se incline hacia delante. Comprobar nuestra postura cada poco tiempo de carrera será necesario para que el cansancio te haga adquirir una postura incorrecta. Recuerda siempre tener los pies alineados hacia delante. Siente como si volvieras a empezar a correr, tienes que aprender a empujar el carro así que es como si aprendieras de nuevo.

Recuerda que lo más importante es lo que llevas dentro del carro, llevar algo de comer y beber para que cuando paréis él reposte igual que tú. Hablarle para que el camino se le haga más ameno, da rienda suelta a tu imaginación creando historias que le entretengan así asociará salir a correr a pasárselo bien cuando crezca. Ten en cuenta sus deseos y si necesita parar, pues tú puedes a provechar para trabajar reforzando zonas de tu cuerpo necesarias para el running como son los abdominales, los lumbares etc.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *