Empieza el día corriendo pero sin descuidar tu alimentación

NIKE_7675La práctica deportiva a primera hora de la mañana consigue que nuestro rendimiento aumente y los beneficios físicos se multipliquen. El esfuerzo merece la pena, levantarse un poco antes para salir a correr acelera la eliminación de líquidos, ayuda a nuestro cuerpo a controlar la frecuencia cardiaca y para rematar nos aumenta las endorfinas que hace que estemos de mejor humor para el resto del día. Eso si, como y con que nos alimentemos es inversamente proporcional al entrenamiento que realicemos para que no surjan imprevistos durante la carrera.

Se oyen muchas teorías sobre que correr en ayunas te hace perder peso más rápidamente, pero tienes que tener en cuenta que correr con el estómago vacío no tiene ningún sentido y puede ser hasta peligroso. Necesitamos tener energía para poder rendir.

Todo dependerá de la intensidad del entrenamiento, la distancia y el ritmo marcará la ingesta calórica necesaria. Si la sesión es suave el desayuno tendrá que ser acorde, un pequeño tentempié nos asegurara los niveles de glucosa necesarios, sin embargo, si la jornada va ser dura la ingesta tendrá que ser más contundente y calórica para no quedarnos sin energías a media carrera. Y por supuesto tenemos que tener claro que después de la carrera tendremos que volver a desayunar para que el resto del día no nos pase factura el entrenamiento.

La fruta es un alimento básico y con alto contenido en azucares que nos puede ayudar, tomarla al natural o en zumo así parecerá que la hidratación es mayor. Tenemos que tener claro que la selección de alimentos debe ser ligera nunca seria acertado ingerir alimentos pesados que hagan nuestra digestión pesada.

Debemos recargar nuestro cuerpo de combustible para ello necesitamos los hidratos de carbono, estos se pueden ingerir de muchas formas como por ejemplo con cereales como la avena o con pan tostado acompañado de mantequilla, tomate triturado, crema de cacahuete o una crema de queso baja en calorías. Algún lácteo, yogur o leche en forma de batido mezclado con fruta o azucares como la miel aporta energía y nutrientes. Todo esto acompañado de un té podría ser un desayuno ideal para empezar el día con una sesión de running que solo puede aportarnos cosas positivas pera el resto del día.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *