El boom del trail running

Lauri Harris, Teton Pass, Wyoming

Lauri Harris, Teton Pass, Wyoming

El trail running está de moda. En los últimos años, el número de amantes de esta disciplina deportiva se ha multiplicado por 10, y las ventas de material especializado también aumentan. Así lo confirma la firma española especializada en alpinismo, escalada y trail, OS2O Outdoor, que desde su fundación en 2008 en Zaragoza ha visto como la demanda de artículos de trail running no para de crecer.

Miguel Peinado, fundador de OS2O, explica que cada vez son más los clientes que ya no lo toman como una simple afición, sino que buscan ir lo mejor preparados posible, con material cómodo y de calidad capaz de soportar los exigentes recorridos del trail running. “Las dos características que mejor identifican este deporte y que lo diferencian de otros es el gran desnivel de sus trazados y sus largas distancias. Es un deporte que por su exigencia física requiere ir preparado con calzado y ropa adecuada”.

El paso del asfalto al monte es duro, las carreras por montaña casi siempre implican desniveles importantes. Lo primero que hay que saber es que es recomendable hacerse con material específico de trail running.

Zapatillas

Las zapatillas normales de atletismo se suelen quedar cortas para montaña. Es más adecuado una zapatilla con suela de tacos y goma adherente. Además, las zapatillas de trail suelen ser más rígidas, ya que se supone que van a tener que apoyar sobre terreno irregular, cómo piedras, ramas y medias laderas. Es vital que la palmilla de la zapatilla tenga algo de rigidez, para poder soportar el peso del cuerpo y traccionar correctamente. Pero cuando hablamos de rigidez, nos referimos a la rigidez en torsión, que no en flexión (de otro modo, correr se haría insufrible…) La rigidez en torsión ofrece soporte cuando pisamos en terreno irregular, sobre piedras, ramas, etc… es un aspecto vital de la zapatilla. Como en todo, encontramos de todo en el mercado, desde los menos rígidos, preparados para pistas, terreno herboso y relativamente “plano” (las Speedcross de Salomon o las Cascadia de Brooks, por ejemplo), hasta los modelos más técnicos, pensados para terreno muy duro, con mucha piedra, canchales, y terreno muy irregular (los ya clásicos XA Pro de Salomon, entre otras) La pega de estas últimas respecto a las anteriores es que precisamente por ser más duras, suelen presentar menos o peor amortiguación, y por lo general pesan algo más.

El calzado de trail suele tener refuerzos de goma, al menos en la puntera. Su cometido es doble, según modelos. Por un lado, sirve para proteger la zapatilla si es un refuerzo corriente; pero hay algunos modelos que montan refuerzos delanteros duros, a modo de protector para los dedos en caso de golpeo involuntario con los dedos del pie.

Cuerpo

La montaña presenta condiciones climáticas más severas que la ciudad. Además el tiempo es cambiante, y una tormenta a más de mil metros puede hacernos pasar frío de verdad.

Podemos seguir el sistema clásico de tres capas (interior transpirable, media de retención de calor y externa impermeable y cortavientos), aunque en esta actividad concreta, muchas veces optaremos por deshechar la segunda capa, y llevar una primera y una tercera únicamente.
Será casi imprescindible usar ropa térmica, más o menos caliente en función de las condiciones, pero sobre todo que sea muy transpirable. En función de la temperatura exterior, optaremos por mayores o menores grosores, pero lo verdaderamente importante es que la transpiración funcione, y que seque rápido. Los tejidos que mejor funcionan en este aspecto son el Coolmax, y el Polartec Powerdry.Una pequeña chaqueta impermeable y cortavientos nunca viene mal en invierno. Lo ideal es que ocupe y pese muy poco, para llevar en un bolsillo sin molestar demasiado. Más de 500 gr empieza a ser pesada cuando hablamos de chaquetas de trail.

Los calcetines deben ser transpirables, y a ser posible, con protecciones en las zonas de rozamiento, cómo talones y punteras. Buscaremos costuras planas, y acolchados. Calcetines de algodón totalmente desaconsejados. Recordad que unos calcetines baratos pueden arruinar y anular las prestaciones de las zapatillas más caras del mercado.

Gorro ligero y guantes, en función de el clima, pero de material sintético, ya que los de lana y similares son totalmente inútiles cuando se mojan ( y además chupan el agua y pesan mas…) Para el caso contrario, es decir, climas cálidos, no podremos prescindir de una gorra, gafas de sol y un pequeño bote de crema protectora.

Complementos

Para transportar todo lo anteriormente comentado, las diferentes marcas disponen de un amplio surtido de riñoneras y mochilas ligeras para corredores. Aquí prima la ligereza, pero sobre todo la estabilidad y comodidad.
Suelen estar confeccionadas con tejidos ligeros, y las hay desde las que apenas admiten un Camelback y unas llaves, hasta mochilas de 20 litros o más. Detalles como el acceso rápido a las botellas, o la disposición de cierres y correas son la nota diferenciadora entre un producto diseñado especificamente para corredores, y otro que no lo esté.
Para carreras largas, mejor una mochila capacidad para 5 a 10 litros por lo menos. Si no vas a correr más de dos o tres horas, no suele ser necesaria la mochila, a no ser que el clima vaya a ser muy severo, o muy cambiante. Si no tenemos pensado estar mucho tiempo en el monte, con una riñonera suele bastar. Los modelos más modernos vienen con portabotellas (uno o dos) con aislamiento térmico, pequeños bolsillos y compartimentos para barras energéticas, llaves, teléfono móvil o botes de gel.
Llevar agua o líquido isotónico y algo sólido para reponer fuerzas es de gran ayuda, y la mayoría de mochilas y riñoneras están perfectamente preparadas para ello.

Hay a quien le gusta llevar un par de bastones (se suele dar más en los raids que en las carreras, pero hay de todo). Son de gran ayuda en subidas, y permiten lanzarse más en bajadas por terreno complicado, pero lógicamente, suponen un peso extra, y so algo molestos de llevar en la mano cuando no se están usando.

Gafas de sol, gorra y crema serán imprescindibles en días de sol.

Vía Landher.net

 

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

1 Comentario

  1. Tanto el running como el trail running se practican desde hace muchos años, pero es cierto que en esta última década se ha puesto muy de moda por ser un deporte barato, sencillo y muy social.

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Trail running, un deporte de moda - Diagoras - […] Noticia publicada en: http://www.eleconomista.es […]

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *