Un maratón para no olvidar al pueblo saharahui

-Desde finales de 1975 y debido a la ocupación del Sáhara Occidental por Marruecos tras el abandono a su suerte por parte de España, este pueblo vive en las condiciones más infrahumanas imaginables y agarrado a una fe que no encuentra respuesta en las instituciones internacionales. Hoy, gracias a la solidaridad de una competición deportiva, el Sahara Marathon, la injusticia humanitaria que sufren más de 200 mil personas desplazadas vuelve a recibir la luz de los focos. Descarga este y otros temas en la revista 

Desde la primera edición, el Sahara Marathon destina todos los recursos obtenidos a proyectos de ayuda humanitaria en los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia). Este año, más de 450 corredores de veinte nacionalidades disfrutarán de la aventura de correr en el desierto, pero, sobre todo, de la hospitalidad, el respeto y el cariño del pueblo saharaui. Serán las propias familias del lugar las que acojan en sus jaimas y casitas de adobe a los participantes, fomentando así una emotiva experiencia. Se celebrarán cuatro pruebas independientes: el maratón, la media, los 10 y los 5 kilómetros.

La prueba de 2015 está dedicada especialmente a los derechos de los niños. Así que además de la tradicional carrera en la que más de 1000 chavales inundan con su alegría los campamentos, se llevará a cabo la ‘I Olimpiada de los niños’ con varias actividades y juegos adicionales durante dos días. Además, y como novedad, la organización ha lanzado una campaña de crowdfunding solidario a través de la plataforma ‘BetterNow’. De este modo, cualquier corredor que lo desee podrá realizar y promover su recaudación particular. Como se sabe, en este caso, toda ayuda es poca.

Antes de la colonización española, el pueblo saharaui era nómada y está subdividido en numerosas tribus caracterizadas por su unión y solidaridad en momentos de necesidad y emergencia. A caballo entre las raíces bereberes y árabes, comparten el mismo idioma e idéntica religión. Nuestro país abandonó aquel territorio y a sus gentes en 1976. Desde entonces, las ocupaciones por parte de Marruecos, que nunca se mostró favorable a un referéndum de autodeterminación y los bloqueos internacionales, mantienen a su población en un páramo de olvido y campo de refugiados.

El deporte, una vez más, se erige como altavoz solidario de las causas de los más desfavorecidos. Nada menos que 39 años lleva la comunidad internacional dando rodeos sin encontrar una solución satisfactoria para todas las partes, pero, sobre todas las cosas, misericorde con un pueblo que lo único que ha hecho ha sido existir y sufrir. El Sahara Marathon lo vuelve a conseguir. Hoy todos miramos hacia África.

 

Vía Salva Martín @salva_martin | Revista Elite Sport

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *