Los keniatas Wilson Kipsang y Mary Keitani, vencedores de la maratón de Nueva York

Los keniatas Wilson Kipsang y Mary Keitani han sido los vencedores de la categoría masculina y femenina de la maratón de Nueva York que se ha disputado este domingo.  Kipsang, que logró dejar atrás al etíope Lesila Desisa, ha terminado la prueba con un tiempo de 2h 10 minutos. El antiguo poseedor del récord mundial ha ganado ahora en Berlín, Londres y Nueva York en poco más de 13 meses. El etíope Lelisa Desisa llegó segundo y tercero fue el campeón del 2010, Gebre Gebremariam. Kipsang ganó con un tiempo extraoficial de 2 horas, 10 minutos y 59 segundos. Cuarto fue Meb Keflezighi, campeón del Maratón de Boston. Geoffrey Mutai, dos veces ganador aquí, llegó sexto.

Entre las mujeres se impuso Mary Keitany, de Kenia, tras superar a su compatriota Jemima Sumong sobre el final. Fue su primer maratón desde el 2012 después del nacimiento de su segundo hijo. Keitany ganó con un tiempo extraoficial de 2 horas, 25 minutos, 7 segundos, con solo 3 segundos de ventaja sobre Sumgong, lo que iguala el resultado más apretado en la historia de la competencia femenina.

La directora de la carrera, Mary Wittenberg, dio el pistoletazo de salida junto al alcalde, Bill de Blasio, poco después de las 9:40 horas (14:40 GMT) en Staten Island, el primero de los cinco distritos por los que han transitado los atletas. Desde allí, los más de 50.000 corredores han atravesado el puente de Verrazano-Narrows hacia Brooklyn, para después visitar Queens y El Bronx, antes de terminar en Central Park, en el corazón de Manhattan.

La carrera está condicionada este año por un tiempo invernal, con una temperatura en torno a los 8 grados en la salida y vientos del norte con rachas superiores a los 60 kilómetros por hora. Se calcula que durante más de la mitad de la prueba los atletas recibirán ese viento de frente, por lo que puede haber un claro impacto en el ritmo.

Las fuertes ráfagas obligaron a la organización a reducir la señalización en muchas zonas de la carrera para evitar que los carteles salgan volando y golpeen a los atletas.

En los primeros compases de la prueba, el impacto del viento ya se hizo evidente y los profesionales masculinos formaron un amplio grupo cabecero para protegerse de las ráfagas, en especial en el paso por el primer puente.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *