Hábitos saludables para bajar de peso en tu día a día

bajar-pesoConvertir los pequeños cambios en hábitos y rutinas cada día, puede hacerte consumir las calorías que necesitas para conseguir adelgazar. Son pequeños gestos que te puede ayudar a mejorar tu estado físico.

Correr en ayunas. Cuando no hay nada en el estómago, los músculos deben utilizar la grasa de reserva para obtener energía. Una forma de aumentar la combustión de la grasa es correr en ayunas, cuando el día anterior has corrido a última hora de la tarde, cenando ligeramente unas piezas de fruta o verdura al vapor. Así te aseguras que el glucógeno muscular se ha gastado por la noche, y sólo queda recurrir a la movilización de las grasas para que los músculos funcionen.

Desayuna para adelgazar. El desayuno completo es uno de los puntos más importantes en la lucha contra los kilos. No se te ocurra salir sin desayunar. En los estudios realizados con voluntarios, se ha visto que las personas que se saltan el desayuno tienen más problemas de peso e ingieren más alimentos ricos en grasa a lo largo del día. Aunque en nuestro país es difícil conseguir unos minutos extra cada mañana para sentarse en la mesa y tomar un buen desayuno, es sólo una cuestión de costumbre, en cuanto empiezas una semana, tu cuerpo se acostumbra y el día que sales corriendo sin desayunar, sientes un hambre feroz que te indica que el cuerpo necesita energía para empezar el día.

Ir andando al trabajo.  Si tu trabajo está demasiado lejos tampoco tiene excusa. Puees bajarte un par de paradas antes y caminar 10 minutos hasta tu lugar de trabajo.. Si andas 10 minutos cada mañana, a una velocidad media de 5 km/h, puedes llegar a gastar 45 calorías (para 70 kg de peso) Puede que te parezca poco, pero a lo largo de un año, supone 9.000 calorías de gasto, que si las duplicas volviendo andando después del trabajo, suponen 18.000 calorías al año, lo que puede hacerte perder entre 2 y 3 kg anuales, sin cambiar tu alimentación.

Sube por las escaleras. Es una forma sencilla de “quemar” calorías. Por cada minuto que no uses el ascensor y subas por las escaleras, consigues perder 18 calorías (para 70 kg de peso). Si tienes que subir tres pisos hasta tu oficina, unas cinco veces al día, equivale a quemar hasta 270 calorías al día. Subir escaleras tiene una ventaja adicional para las personas corredoras, mejora el tono muscular de glúteos y cuádriceps para ganar potencia y velocidad en la carrera.

Bebe agua de forma regular. La mejor manera de hidratarte adecuadamente es tener siempre a mano una botella de agua, preferiblemente de cristal. Recuerda que si eres deportista, debes beber más de 2 l. al día, especialmente en los días calurosos. Muchas personas confunden la sensación de sed con hambre, y picotean constantemente, en vez de beber el agua que está pidiendo el cuerpo para calmarse.

Toma fruta e infusiones. La mayoría de las frutas son ricas en energía, fibra, agua, vitaminas y minerales y pobres en calorías y grasas. Manzanas, peras, melocotones, plátanos, uvas, etc, tienen la ventaja de saciar tu apetito rápidamente sin hacerte perder la línea. El té , los que te ayudan a perder grasa son el té rojo o Pu-erh, que sigue un proceso de fermentación natural y el té verde más rico en antioxidantes. Estas infusiones, si se toman de forma constante durante varios meses, ayudan a la eliminación de las grasas sobrantes, favorecen la diuresis y la eliminación de toxinas.

Dormir bien adelgaza. Aunque te parezca mentira, dormir adelgaza. Bastan 30 minutos de siesta para que el organismo descanse y el metabolismo trabaje sin agobios. Cuando no duermes suficiente, en el cuerpo se disparan mecanismos de alerta que hacen que el cuerpo guarde reservas de grasa extra, así dispones de más energía durante las horas de vigilia. Otro mecanismo te lleva a consumir más alimentos dulces para disponer de glucosa para el cerebro que no duerme. Al no descansar, no sólo impides la recuperación del cuerpo y del cerebro, también aumentas de peso sin darte cuenta. Si no lo crees, prueba a dormir estas vacaciones las horas que te pide el cuerpo, verás cómo no sólo no ganas peso, sino que incluso comes menos cantidad de dulces y grasas.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *