¿Es bueno correr en la playa?

Correr-playaEl verano ya está aquí y son muchos los que aprovechan sus vacaciones para acercarse a zonas costeras para poder disfrutar de un merecido descanso en la playa y ya de paso aprovechar para seguir con su rutina de entrenamiento en la playa, pero ¿es bueno correr en la playa?

Como en casi todos los temas que tratamos la respuesta es que depende. La playa es un gran aliado para realizar ejercicios de propiocepción, así como para fortalecer y  ejercitar nuestro cuerpo y mente. Sin embargo, también puede convertirse en un intenso infierno si no llevamos cuidado.

Para corredores principiantes es importante seguir la recomendación de correr con calzado y por la orilla del mar, sobre la zona donde la arena es más compacta, la arena nos ayudará a fortalecer los tobillos para evitar lesiones. Se trabajan las piernas con mayor intensidad. Si corres con los pies descalzos (corredores de nivel medio-alto con fuerza muscular y técnica de carrera), los dedos de tus pies se sienten como garras de halcón que se aferran a la arena para poder impulsarte mejor, de esta forma se trabaja con mayor intensidad tu tren inferior (cuádriceps y gemélos).

Sin embargo, está totalmente desaconsejado correr por la playa si arrastras problemas articulares o debilidad en los tendones. La mayoría de las orillas de las playas no son firmes, suelen tener desniveles que obligan a forzar una pisada antinatural que puede desencadenar en lesión. Evita correr por la arena si has sufrido algún tipo de lesión reciente los últimos 3-5 meses en rodillas o tobillos, podrías recaer.

Corriendo por la playa se trabaja a mayor intensidad puesto que se gasta más energía que en otra superficie, de manera que no intentes seguir el mismo ritmo y no corras a las mismas velocidades a las que lo haces habitualmente, puesto que notarás una mayor fatiga muscular y bajarás tu rendimiento con mayor antelación. Evita los excesos de esfuerzo en la playa ya que tus músculos se sobrecargarán. Además, quemas mayor cantidad de calorías debido a la presencia del yodo en la arena y en el ambiente. Se estimula la glándula tiroides facilitándose la quema de calorías.

Algunos consejos:

  • Sal a correr por la playa de vez en cuando constituye un gran entrenamiento para el desarrollo de la resistencia de pies y piernas.
  • No corras distancias demasiado largas para empezar, y modera siempre el ritmo. Correr por la playa es mucho más difícil que hacerlo sobre el pavimento. Evita hacer todas tus carreras por la playa, puesto que es una superficie que castiga mucho el tendón de Aquiles y las articulaciones del tobillo.
  • Mantente en la parte mojada y dura de la arena cerca de la orilla, pues permite correr mucho más fácilmente que sobre la parte de arena blanda y más profunda. Además, es una superficie más plana y uniforme.
  • No corras con el calor del mediodía y las primeras horas de la tarde. La mañana y el atardecer son los momentos más óptimos, y normalmente los menos concurridos también.
  • Recuerda llevarte las zapatillas de correr para no hacerte cortes o rasguños con la basura que pueda hallarse oculta entre la arena. No necesitas ningunas zapatillas especiales para correr por la playa, pero si tienes más de un par quizás desees asignar uno exclusivamente para tus sesiones de carreras por la playa.

 

 

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

2 Comentarios

  1. Muy interesante el reportaje,en realidad los que he leido tienen buena informacion para practicar el running

    Post a Reply
  2. Hola tengo leve fascitis plantar como favorese ccorer por la playa para mi recuperacion

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *