Cómo recuperarse de una tendinitis rotuliana

tendinitis rotulianaUna de las lesiones más extendidas entre los deportistas, especialmente en aquellos deportes de impacto, es la tentinitis rotuliana. Pau Gasol o Rafael Nadal son algunos de los deportistas que más recientemente se han visto afectados por esta dolencia.  Consulta en nuestro foro sobre tu lesión
La rodilla está protegida por los músculos que forman los isquiotibiales en la cara posterior del muslo y el músculo cuádriceps que se encuentra en la cara anterior. Este último está formado por el recto anterior, vasto interno, vasto externo y el crural. Este último, es el que más colabora en la fijación de la rótula y en consecuencia en la alineación del tendón rotuliano. Este tendón tiene una longitud entre 3 y 5 cm y anchura de 2 cm. Su función es la de transmitir la fuerza generada durante la flexión del cuádriceps.

La tendinitis rotuliana se caracteriza por un dolor en la zona situada entre la rótula y la parte superior-anterior de la tibia y por dificultades a la hora movilizar la rodilla. Se suele acompañar por una sensación de pérdida de fuerza en la articulación y por fuertes molestias al incorporarse tras permanecer sentado o al intentar ponerse en cuclillas.

Causas

La causa principal de la tendinitis rotuliana suele ser un mal gesto. (en carrera o en el pedaleo por ejemplo) que va poco a poco va dañando el tendón hasta producir una inflamación del mismo a la que se conoce como micro traumatismo por repetición. Este micro traumatismo, se produce por una mala postura de la piern. Otra posible causa puede ser debido a un mal entrenamiento o debilidad del cuádriceps ocasionando una degeneración del tendón, que en ocasiones puede llagar a la rotura de alguna de sus fibras debido al trabajo de fortalecimiento de dicho músculo y no alternarla con ejercicios isométricos.

Otra de las causas más frecuentes tiene un origen congénito, ya que la desviación en la posición de la rótula también puede ser causa de tendinitis. En estos casos una solución bastante frecuente es la quirúrgica.
Signos y síntomas

A continuación se enumeran los síntomas más frecuentes de la  tendinitis rotuliana, aunque cada individuo puede experimentarlos de forma diferente y en mayor o menor medida:

Dolor y sensibilidad en el área del tendón rotuliano.

Edema e hinchazón en la zona.

Dolor al pedalear o simplemente al caminar.

Dolor al flexionar o extender la pierna.

Permanecer mucho tiempo con la rodilla flexionada.

 

Hay que decir que el tratamiento varía mucho según el tipo de tendinitis del paciente, pero los protocolos tradicionales de tratamiento serían

  •  Corregir errores del gesto deportivo (mala técnica)
  • Corregir déficit de hidratación.
  • Utilización de material deportivo correcto (zapatillas en mal estado, plantillas,… .
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
  • Reposo deportivo.
  • Aplicar bolsas de hielo para reducir la inflamación (primeras 48 – 72 horas).
  • Cincha circular en la rodilla que comprime la mitad del tendón.
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.
  • Láser de baja frecuencia y ultrasonidos.
  • Iontoforesis con dexametasona.
  • Masaje descontracturante y de descarga del músculo cuadriceps.
  • Masaje transverso para movilizar el tendón (masaje tipo cyriax).
  • Ejercicios de musculación isométrica del cuadriceps; nunca en flexoextensión.
  • Cuando la recuperación esté finalizada, regresar a los entrenamientos o actividad laboral con aplicación de calor antes de empezar, colocación de collarín compresivo debajo de la rótula y después de terminar, aplicar hielo 20 min.
  • Si se cronifica la lesión, intervención quirúrgica para eliminar las adherencias que se hayan producido.
Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *