Si no puedes correr… al menos camina

correr o caminarUn error común en mucho corredores lesionados es para totalmente toda actividad física e intentar volver de golpe cuando consideran que ya han sanado de su lesión. Es bueno que haya un punto intermedio. Hay muchos ejercicios de mantenimiento que se pueden hacer, bien en gimnasio, bien en la calle. En el artículo de hoy queremos destacar los beneficios de caminar, una forma que muchos corredores denostan. Caminar es una de las maneras más sencillas y menos costosas para mantenernos sanos, los expertos en salud recomiendan 30 minutos de ejercicio durante 5 días a la semana y caminar es una buena forma de hacerlo.

Algunos resultados de realizar caminatas como ejercicio son: quemar calorías, fortalecer el corazón, prevenir la diabetes, disminuir la presión alta y aumento en la densidad de los huesos. Entre sus múltiples beneficios están:

1) Es bueno para el cerebro

El cerebro tiende a reducir su tamaño de manera natural con los años, pero de acuerdo con estudios recientes, caminar por lo menos 10 kilómetros a la semana ayuda a mantener el tamaño del cerebro y proteger la memoria. Asimismo, reduce el riesgo de padecer un derrame cerebral.

2) Mejora tus niveles de colesterol

Caminar con un buen paso mejora tus niveles de colesterol en la sangre, lo cual sin duda disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Durante la caminata el organismo produce la lipoproteína de alta densidad, mejor conocida como el colesterol bueno, la cual se adhiere al colesterol malo y lo lleva lejos de las arterias.

3) Disminuye el dolor de espalda

De acuerdo con algunos estudios, las personas que caminan de manera constante han visto reducido en un 9%  sus dolores de espalda.

4) Protege los huesos

Estudios recientes han demostrado que las mujeres que caminaron de manera constante durante la mediana edad, redujeron el riesgo de sufrir fracturas más adelante, así como disminuir el riesgo de padecer osteoporosis.

5) Controla tus niveles de azúcar

Caminar mejora la sensibilidad de la insulina, por lo que previene la diabetes tipo II. Un estudio en la Gran Bretaña ha demostrado que el caminar ayuda a que el azúcar vaya a las células, donde se necesita, además de facilitar el control del peso.

Para obtener la mayoría de los beneficios al caminar, es importante programar una rutina, con un horario fijo, la cual poco a poco se convertirá en una sana costumbre. Una sugerencia es establecer una ruta de 15 minutos de ida y 15 de regreso.

Vía Runmx

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *