Este es el año en que todo va a cambiar

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management.

Los propósitos de año nuevo son un objeto de investigación tan original como interesante. Por ejemplo, es ciertamente sugerente que, aunque rara vez se cumplen, año tras año volvamos a formularlos como si realmente fueran funcionales. Un estudio se centró precisamente en este tema, y lo que sus autores encontraron es que mientras que al cabo de una semana tres cuartas partes de las personas lograban lo que se habían propuesto, solamente una de cada cinco mantenía el éxito dos años después. Lo más sorprendente fue que más de la mitad de las personas que no habían logrado su propósito volvían a escoger exactamente el mismo objetivo dos años después.

Lo que sabemos sobre el cambio personal es que las cosas no evolucionan solo porque formulemos nuestros deseos. Sin embargo, cuando miramos, y admiramos, a esas personas que han logrado lo que se proponían, a menudo nos dejamos deslumbrar por el éxito en sí sin atender al esfuerzo que ha implicado. Como si realmente lo hubieran conseguido con solo imaginarlo.

Las cosas cambian cuando vemos un sentido profundo en lo que hacemos, cuando realmente nos creemos capaces de cambiar, cuando somos capaces de entregar sacrificios, a veces importantes, para lograr lo que nos proponemos. Cuando formulamos nuestros objetivos de manera realista y práctica, y cuando cada día contribuimos, aunque sea un poco, a acercarnos a nuestros objetivos. Cuando no nos rendimos ante el fracaso y cuando intentamos aprender de verdad de nuestros errores. Las personas que han logrado cosas increíbles no tienen una genética esencialmente diferente a la del resto del mundo. Simplemente se han entregado en cuerpo y alma a lo que soñaban. Y por eso lo han logrado.

Todo es posible si estamos dispuestos a todo.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.