Yo creo que he cumplido (por ahora)

Hace unos días escribía en este mismo blog sobre la necesidad de que los alumnos de todos los niveles educativos tuvieran contacto con empresarios. Que vieran que no somos mutantes ni personas distintas a los demás.

En las tres últimas semanas, he ido a compartir mi experiencia de microempresario con alumnos de las Facultades de Ciencias (biólogos, enólogos y ambientalistas) y de Derecho, y a un instituto con alumnos del grado superior de Marketing y Secretariado (con éstos últimos además compartía parte del día de mi cumpleaños).

La experiencia ha sido distinta en cada uno de los casos, pero espero en todas haber podido transmitir que se puede ser feliz siendo empresario (a pesar de que esta semana no haya sido la mejor de mi vida en este aspecto) y, lo más importante, que el empresario es una persona absolutamente normal que tiene sus miedos, sus virtudes, sus defectos, sus alegrías y sus penas.

Ahora, a trabajar, que con tanta charla…

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.
Esta entrada fue publicada en PYME. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *