Yo pongo mi granito de arena, ¿y tú?

Compartía en las redes sociales hace un par de semanas el gustazo que me supuso la visita al Palacio de la Zarzuela en una recepción que el Príncipe Felipe ofreció al proyecto GEM España.

Para los que no han tenido la oportunidad de asistir a una recepción de este tipo, contaros que consta de los siguientes pasos:

* El Príncipe se sitúa en el centro del salón junto con la “máxima representación” de los invitados (en este caso, Ricardo Hernández Mogollón como director de GEM España).

* Los invitados vamos pasando uno a uno y le estrechamos la mano (momento en que nos hacen una fotografía que espero conseguir pronto).

* Nos colocamos en una tarima que hay detrás y con ellos en el centro nos hacemos la “foto de familia”. Esa sí la tengo y la comparto aquí.

* Al terminar la fotografía, la prensa se va y nos quedamos charlando con él en el centro para transmitirle nuestras inquietudes y escuchar las suyas.


Recepción del Príncipe Felipe a GEM España

En esa conversación posterior, fueron varios los temas que surgieron relacionados con el emprendimiento y el informe GEM. Pero hubo uno concreto que me lleva a escribir estas líneas. Todos los asistentes coincidieron en la conveniencia de acercar la figura del empresario al sistema educativo español.

Y se habló no sólo de asignaturas de emprendimiento impartidas por maestros, profesores o catedráticos, sino de que los empresarios fuéramos a la universidad y a los colegios a contar nuestra experiencia y permitir así que los alumnos vean que no somos personas distintas del resto. Que si bien hay momentos en que nos gustaría dedicarnos a otra cosa (porque también lo pasamos mal, tenemos miedo y nos vemos con pocas fuerzas), no somos más que personas normales que intentamos ser felices con nuestra actividad profesional: crear empresas que, encima, generan riqueza a nuestro alrededor.

Pues bien, casualidad o no, en las dos próximas semanas voy invitado por la Facultad de Ciencias y la Facultad de Derecho a contar “mi vida” como empresario ante chicos y chicas que podrían ser mis hijos (por edad), que pronto podrás ser mis empleados (por preparación e ilusión), pero que realmente me encantaría que se convirtieran en mis “colegas” empresarios.

Es mi granito de arena. ¿Pones tú el tuyo?

 

(Espero que no se haya notado mucho que estaba deseando compartir aquí también la visita a Zarzuela. ¿O sí? 😉 )

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.
Esta entrada fue publicada en PYME y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Yo pongo mi granito de arena, ¿y tú?

  1. JOSE FELIX PAVON CLAROS dijo:

    Estoy completamente de acuerdo contigo, Julián. Lo que nos está faltando es educación y cultura, lo que se traduce en falta de valores. Y una parte fundamental de esos valores hay que recibirlos de nuestros maestros, que no es lo mismo que profesores. Siempre me ha llamado la atención en las películas americanas que los padres van a las clases de los niños a contarles a qué se dedican, qué es lo que aportan a los demás… para que aprendan y sepan de qué va el futuro, el trabajo… la vida. Ánimo, seguro que además de aprender ellos, también aprenderás tú de ellos. Un abrazo.

  2. Enhorabuena, Julián. Para nosotros sería un orgullo que vinieras al nuestro Centro a hablar de lo que quieras, emprendimiento, creación de empresas etc. Tenemos ciclos superiores de Marketing y Secretariado muy ligado a estás áreas. Hacen falta charlas de empresarios porque los profes no lo somos… Además, son los propios chicos los que te preguntas sobre cómo crear empresas, etc…

    En breve, se lo comento a la Directora y, si puedes aportar tu granito con nosotros, estaríamos encantados.
    Un abrazo!
    Luis

  3. LEONARDO dijo:

    Coincido totalmente contigo en el planteamiento, por varias razones, pero principalmente por que se tiende a creer que los empresarios, son gente que tiene la responsabilidad de serlo simplemente, pero lo único que hay en realidad es personas con una percepción distinta de las cosas, que tratan de aportar su forma de hacer a la sociedad, y a la vez se siente orgulloso de lo que hacen, independientemente del valor económico de lo que obtienen.
    En ese proceso de integrar a los empresarios en el estamento civil como una necesidad, el formar a los estudiantes a través de ejemplos vivos, es lo más lógico; en mi ultimo máster para emprendedores que impartí en Trujillo, curiosamente una de las cosas que más me preguntaron es como se hacía, como se podía hacer realidad una idea, o un sueño, y quería hacerlo rápido, les apasionaba lo que le contaba de lo que había hecho para conseguir algunas cosas; la universidad es una forma de creación y trasmisión de conocimiento, pero ese conocimiento no solo es teórico, hay una parte experimental y vital, que si no te lo cuentan muchas veces no eres capaz de llegar a él, o cuando llegas es tarde.
    Muchas veces nos olvidamos del mundo emocional que envuelve las cosas, y seguramente muchas empresas se sacaron adelante mas con el corazón que con el dinero y la técnica.

  4. Se puede decir más alto, pero no más claro, me ha gustado mucho esta entrada.

  5. José Manuel dijo:

    Los ministerios de Educación y de Industria estan es esta linea. Se lo he oido en directo a los respectivos ministros, hace unas semanas.
    Como un “granito”, EOI va a dar unos 80 minicursos en Universidades, sobre EMPRENDIMIENTO.

  6. Eloy dijo:

    Aunque sea poco, solamente un granito, puede ser un gran salto con el tiempo.. Un saludo y buenos dias

  7. JAP dijo:

    Pensé que las iniciativas empresariales precisarían mejor Comunicación Visual y por contra encontré con que necesitan más y mejor organización en su gestión.
    -Tenerlas clara!-.
    Son pocas las empresas las que se plantean Diseño frente a “diseñitis”. La gran mayoría de empresas no elabora un proyecto “per se” para su comunicación en general: organizativa, empresarial, de proyecto y/o visualización.
    Es hora…

  8. jesus bravo dijo:

    Nos vemos el día 10 en el Aula Magna de Derecho, yo también pongo mi granito… jejeje

  9. Chema Blanco dijo:

    Julián.
    Estoy de acuerdo contigo.
    No olvides los oficios.

  10. Pedro Pablo dijo:

    Yo también estoy de acuerdo, y tenemos entre todos que trabajar para que nuestro sistema educativo asimile de una vez, que la creación de valor (de todo tipo, social, económico, anímico, cultural…) no está ya en la transmisión y memorización de conocimientos. Esta en un arte tan antigua como la humanidad, basada en detectar las necesidades propias o de nuestro semejantes, idear como satisfacerlas, integrar todo lo que sea necesario para hacerlo realidad y “no morir en el intento”. (O sea acometer una empresa)
    Como todas las artes es compleja y tiene mucho de conocimiento tradicional, pero también mucho de intuición, imaginación y otros aspectos que nuestro sistema educativo tradicional, lejos de potenciar cuando menos silencia.
    Adelante convirtámonos en altavoces de nuestra forma de vivir.

  11. Ante la idea que puedan tener de que ser EMPRESARIO es solo cuestión de formación, incluso exitoso por suerte ó casualidad.
    El conocer de primera mano la experiencia de EMPRESARIOS curtidos y veteranos, como es tu caso, les situará en una realidad fundamental.
    En resumen, tomarán conciencia de que una idea ó sueño inicial, tiene unos caminos para conseguir llevarlos a la práctica y sobre todo que sean exitosos, por tanto esta iniciativa me parece fantastica.
    Enhorabuena y prepara una agenda amplia, pues me temo que vas a tener que reservarte bastante tiempo como CONFERENCIANTE.
    AHHH por cierto, recuerda que cada quince dias tienes comprometidas dos horas de tu tiempo, no te olvides, jajajaja un abrazo.

  12. juan dijo:

    Bueno, esto requiere una breve reflexión que nos conlleva a una paradoja vital.
    Si cada persona estamos hechos para repetir los mismos errores de nuestros padres y nuestros hijos los mismos que los nuestros (vease el caso de kim jong un), en base a la teoría de la “PIEDRA”? y sabemos que el concepto de “emprendedor o empresario”, en esencia es pura “PIEDRA”?…. Entonces como van a aprender los nuevos emprendedores??????. Creo que nunca. Una cosa es simpatizar, incentivar, apoyar y como no, desestigmatizar y otra es enseñar a ser empresario… (Siempre, algo hará, pero creo que esto se tendría que tratar desde otro enfoque y por supuesto, no el de la demagogia o el de “la palabra de moda”). Saludos para ellos, besos para ellas. :))

  13. Antonio Matamoros Álvarez dijo:

    Buenas Julián

    Al habla (mejor dicho, a la escritura) Antonio Matamoros, arquitecto. Nos conocimos hace como un mes en el desayuno-coloquio organizado por la Asociación de Jóvenes Empresarios de Extremadura.
    Comparto en absoluto tu propuesta sobre la necesidad de ir a universidades y colegios a contar nuestras experiencias como empresarios, como autónomos, o como cada uno sea “o se identifique”.

    De hecho te cuento que tuve una conversación al efecto a principios de este año en mi antiguo instituto, en el que pasé 4 años que por cierto recuerdo con enorme cariño, el I.E.S. Carolina Coronado de Almendralejo. Pues bien, resulta que uno, que aunque presume de no ser sentimental, vuelve a ese instituto con algún/a antigu@ compañer@, hoy amig@, cada 3 ó 4 años desde que lo abandonó allá por el año 1999, para saludar y echar un café.

    Esta conversación concreta tuvo lugar con la actual directora del centro, Isabel Alcántara, trabajadora incansable, a la que le transmití que algo que siempre había echado en falta era la desconexión entre el mundo exterior y el sistema educativo. “Cómo puede ser que a los chavales, que con tan sólo 18 años, tienen que elegir qué estudiar, qué pasos dar, qué tipo de formación, universitaria o no, con qué intención, etc. nadie les ha puesto delante qué es lo que hace realmente un abogado, un dentista, un fontanero, un mecánico, un médico, etc. A MÍ ESTO ME PARECE ESCANDALOSO. ¿Para cuándo una visita por semana de apenas un par de horas de diferentes profesionales a los institutos”.
    Pero lo más importante, desde mi punto de vista, no es eso, porque en definitiva uno se equivoca de camino, pues se deja, se aprende, se va por otro y punto. Lo que veo es que se está desaprovechando una oportunidad crucial, por la edad que se tiene en el instituto (14-18 años) de GENERAR CONFIANZA EN UNO MISMO (Y no sólo para inculcarles el gusanillo de la empresa, sino para todo lo bueno que esto conlleva, pero bueno, ahora estamos a lo que estamos), y que aparte de Literatura, Matemáticas, Artes, Historia, etc. alguien ajeno al instituto, ajeno a su día a día, les hable sobre lo que hay fuera.
    Y será precisamente esta confianza en uno mismo, la que hará que uno pase de tener en mente, como muchos adolescentes (vamos a decir “algunos” adolescentes por ser más políticamente correctos) cuál es el camino más corto para trabajar menos y ganar más (“cultura del pelotazo”), porque empezará a ver que quizás el trabajo no sea sólo una manera de “ganarse la vida” sino una manera de “estar en el mundo”, de relacionarse con los demás, de ser útil.

    Cambiando de tercio, en las universidades lo veo todavía más claro, lo que habría que hacer es (y no me voy a enrollar mucho ya, porque seguro que nadie ha llegado hasta este párrafo) sustituir la mentalidad de “empleado” por la de “empleador”, pero desde las carreras Tecnológicas, hasta las de Ciencias de la Educación, pasando por Letras, Humanidades, etc.

    Bueno, venga, me despido ya.

    Creo que he puesto muchas comillas. Lo siento. Pero “me gustan”, jeje.

  14. Se me ocurre que además de acercar la figura del “empresario” a los alumnos de aquí o allá o este o aquel nivel, no fuera malo “acercar” esa misma figura del empresario ilusionado, trabajador y honrado al PROFESORADO de todos los niveles, que me parece que en Extremadura arrastra prejuicios (en algunos casos con cierto fundamento) que les coloca en situaciones o perspectivas negativas hacia la actividad empresarial, en general, que perjudican objetivamente a nuestro desarrollo como Comunidad.
    A lo mejor esta “propuesta” no encaja en el tono optimista que sueles utilizar, pero la hago con la mejor intención…

    Un saludo de un ex-empresario y pronto ex-todo… (62 años ES algo)

  15. Antigona dijo:

    Me parece un buen punto de inflexión comenzar con acercar el mundo real a las aulas como bien ha dicho un compañero, esto ya se hace en EE.UU desde hace décadas no sólo
    en las películas.
    Sin ir más lejos mis hijos que cursan educación infantil tienen visitas mensuales de padres profesionales de todo tipo, que les muestran su trabajo diario.
    Si esto se hace desde pequeños, todos tendrán más claro que les espera en su futuro laboral el día que entren en el mercado. Sean empresarios o por cuenta ajena. Pero si es verdad que en este país faltan emprendedores unos pocos más que den valor añadido a nuestro sistema económico.
    Un saludo.

  16. Me encanta lo bien puesto que estabas en la foto, no me ha costado nada encontrarte, jejejjejeje… Del artículo, no digo nada, me encanta como todos.

  17. Buenos días Julián.

    Enhorabuena por la experiencia 🙂

    Respecto al emprendimiento, claramente, todo debería empezar desde pequeños, tanto en el colegio como en el casa. Seguramente muchos padres también deberían recibir charlas en las escuelas de padres sobre el espíritu emprendedor y todo lo bueno que conlleva. Con mis 31 años, sí que sigo escuchando todo el rato en mi entorno – siendo Licenciada en Ciencias Ambientales -, “pero ¿por qué no te preparas unas oposiciones?” ¡Qué obsesión! Las escuelas de emprendimiento serían una buena opción y a ellas añadiría la educación de los padres…que algunos se ponen a tener hijos “inconscientemente” y luego pobres, tienen que cargar con un “programa” que es difícil resetear.

    ¡Saludos y buen día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *