Deportista o empresario de élite a los 100 años

Esta semana, he tenido la oportunidad de asistir al XXVII Consejo GEM en la bella ciudad de Trujillo. En ese consejo, además de analizar la tasa de emprendimiento del último año, estuvo como invitado Iñaki Ortega, director de Madrid Emprende, que realizó una exposición sobre las políticas públicas para los emprendedores.

Aunque estoy muy centrado en clientes del sector privado, he decidido aprovechar todas las posibilidades de aprender que se presenten en mi vida y tengo que reconocer que me gustó mucho un símil que utilizó entre el emprendimiento y la preparación para una maratón.

Dejo, como no podía ser de otro modo, a su criterio escribir dicho símil y compartirlo en el foro que considere, pero sí me voy a atrever humildemente a añadirle un punto más a dicha comparación.

Se trata de que mientras a un deportista de éxito mundial (por ejemplo Induráin) se le valora siempre por el momento más álgido de su carrera (¡¡ganó 5 tours!!) y no por su abandono en su última Vuelta a España, a los empresarios se les valora casi en exclusiva por su momento “más complicado”.

Si el momento actual es difícil y la empresa se ve obligada a realizar despidos o efectuar un ERE, las críticas son tan feroces que más de un empresario amigo se ha llegado a cuestionar si no hubiera sido mejor no crear decenas de puestos de trabajo durante años para no sufrir ahora el escarnio público (y el bajón psicológico).

A nadie se le ocurre pedir a Induráin que con 100 años gane un tour, ni a un corredor de maratón que rebaje su marca en cada carrera (con que intente terminar es suficiente). ¿Por qué no aceptamos que los negocios, y los empresarios, también tienen “derecho” a sufrir sus pájaras y que no por ello son y han sido grandes y buenos empresarios?

En mi caso, no sé si algún día correré un maratón (me da a mí que ni siquiera un medio). Tengo seguro que no lo haré a los 100 años. Pero también estoy seguro de que me sentiré orgulloso de mis amigos cuando me los encuentre por la calle (o en la residencia de ancianos) y recordemos las empresas creadas a lo largo de nuestra vida… y las pájaras vividas.

¿Que si tengo pensado morirme a los 100 años?… “Hijo mío, no pongas límite a la voluntad divina”.

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.
Esta entrada fue publicada en PYME y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Deportista o empresario de élite a los 100 años

  1. Pedro dijo:

    La verdad que 100 años es bastante para el común de todos, y si sumamos a estos 100 años un físico bien cuidado entonces nos encontramos ante un caso que podría denominarse como único o hito de la humanidad. Es muestra de que la constancia y el correcto estilo de vida nos llevarán por buen cause.

  2. cristina dijo:

    En este pais , tener una iniciativa , embargarse hasta las cejas , luchar contra la administracion pública ,dar puestos de trabajo y sobrevivir está bajo sospecha, y
    tiene más el calificativo de delincuente , que de empresario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *