Excusas para no cooperar… Primera: son mi competencia

Durante unos años, dediqué bastante tiempo al mundo de los clústeres. De hecho, fui Presidente de FENAEIC (Federación nacional de Agrupaciones Empresariales Innovadoras y Clústeres).

En ese tiempo, analicé de manera informal (mediante conversaciones con muchas personas) los motivos por los que los empresarios no cooperaban y cómo evitarlos. En España, donde más del 98,5% de las empresas son PYMES, creo que la cooperación entre las mismas es casi la única manera de crecer y exportar… y de ahí mi empeño en este tema.

Pues bien, me encontré que bastantes empresarios no cooperaban con la “excusa” de que no podían cooperar con una empresa determinada porque era su competencia…

Cuando ahondaba en la conversación, la inmensa mayoría de las veces me daba cuenta de que las dos empresas eran realmente competencia en menos del 10% de su facturación o de su negocio. Y, entonces, en lugar de intentar aprovechar ese otro 90% complementario que les permitiera crecer y vender más, se centraban en lo que les impedía cooperar.

Por eso hablo de excusa para no cooperar. Porque cuando no se quiere, es fácil encontrar “excusas” que permiten al empresario decir “yo lo he intentado, pero es que no he podido…”. Y dormir tranquilo, aunque pequeños y, en muchos casos, con los mismos problemas estructurales de siempre.

No sé si tú cooperas o no. Pero si no lo haces y siempre es culpa de los otros, vuelve a leer esto y mira si eres de los que ve competencia hasta donde no la hay… porque actuando así, los empresarios de pequeño tamaño se lo ponemos muy fácil a las grandes empresas a las que criticamos en ocasiones por conseguir contratos por su tamaño o, simplemente, por su marca.

Te aseguro que al proyecto que dedico ahora mismo mi vida profesional, Patrocina un Deportista, sería inviable sin la cooperación con un buen número de empresas que nos han apoyado desde el principio tanto como participantes en el mismo como cooperaciones en la creación de la página web, de la imagen del proyecto, de su plan de negocio e inversión, etcétera.

Es un ejemplo más de la creación de un gran proyecto desde pequeñas empresas… Sin excusas.

Si te ha gustado esta entrada considera dejar un comentario o suscríbete al RSS feed para recibir futuros artículos.
Esta entrada fue publicada en Cooperación, PYME y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *