Disfrutar el camino… también en los negocios

Mi padre es un ser peculiar y especial. Bueno, como todos nosotros. Pero, como es mi padre, pues su nivel de influencia en mí y en mi forma de ser ya puedes suponer que es muy alto.

Una de las cosas más importante que he aprendido de él es el “disfrute del camino” en la vida. Ya hace muchos años, me hacía la reflexión de que tenía amigos que siempre estaban esperando que sucediera algo para ser feliz: terminar la escuela, ir a la universidad, empezar a trabajar, casarse, tener hijos, que los hijos se fueran de casa, jubilarse…

Y me insistía en la conveniencia de disfrutar del camino. Esto es, de disfrutar cuando se está en la universidad y también del momento en que se termina y uno encuentra trabajo. Disfrutar del nacimiento de los hijos, de los años en que son tan “dependientes” y del momento (en que yo me encuentro ahora) de que se van de casa a estudiar y, si todo sale según lo previsto, no vuelvan al hogar familiar más que de visita (significará que habrán conseguido ser independientes).

Todo esto viene a colación porque estoy disfrutando, y mucho, los últimos meses. La puesta en marcha de un proyecto como Patrocina un Deportista me está permitiendo encontrarme con muchos empresarios que se entusiasman con lo que hacen y con muchos deportistas cuya vida está centrada en su gran pasión.

Algunos encuentros con empresarios y deportistas

Muchas veces esta pasión no recibe la recompensa del éxito, ni empresarial ni deportivo, pero sí la recompensa de estar disfrutando “el camino”. De estar dándolo todo por un objetivo: ser el mejor en mi deporte/negocio, llegar a Río de Janeiro/crear una empresa solvente, lograr una medalla/lograr generar recursos para que mi empresa crezca. Si el resultado final no es el esperado, no será por falta de esfuerzo; y pasado un tiempo se recordará sonriendo y pensando “que nos quiten lo bailado”. Se puede disfrutar tanto de un proyecto/carrera deportiva, que la recompensa es, en ocasiones, el propio camino.

Y quería compartirlo con vosotros, con el doble objetivo de seguir compartiendo el estado anímico del que escribe y de invitaros a reflexionar sobre el camino que como empresario estáis llevando cada uno. Si no te apasiona o no disfrutas con lo que estás haciendo, intenta hacerlo dinero lo antes posible e invierte en ese proyecto que te permita disfrutar el camino. Que la vida pasa rápido…

Si te ha gustado la entrada, te invito a que dejes un comentario y/o te suscribas al RSS feed para tener disponible los próximos artículos en tu canal.
Esta entrada fue publicada en Deporte, Emprendimiento, PYME. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Disfrutar el camino… también en los negocios

  1. Chema Blanco dijo:

    Buenos días Julian.
    Como empresario llevo poco tiempo, y aunque cuando llegué no me apetecía mucho, sí te puedo decir, que voy consiguiendo que cada día que abro la puerta sea diferente, poco a poco me voy ilusionando con proyectos nuevos, entre los que se encuentra Patrocina un Deportista, camisetas para trabajar, camisetas para hacer deporte, fotos, etc., el caso, que para mí, está siendo muy importante ese valor añadido.
    Cuando le dices a los clientes que estas patrocinando deportistas para unas olimpiadas, sus caras, al principio es de incredulidad, sorpresa y luego, sueltan muchos COÑO!!! Porque los pequeños también podemos, porque las empresas grandes ya no son las más fuerte, son aquellas que son más rápida, las que mejor se han adaptado al momento en el que vivimos.
    Julián, sigamos creando proyectos, sigamos creando ilusión, sigamos creciendo como personas y como empresarios.
    Gracias Julián.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *