Ni Galán ni Florentino

Hace unos meses elEconomista tituló a cinco columnas que Florentino Pérez quería tomar el 20 por ciento de Iberdrola. Ayer, ACS, la empresa que preside, comunicó a la CNMV que poseía ya el 20,2 por ciento de la eléctrica de Ignacio Sánchez-Galán. Podría contarles que me siento contento porque adelantamos la noticia, pero lo cierto es que me siento más a gusto si cabe porque algunos nos calificaron de exagerados, nos acusaron de hacer correr un rumor y de escribir la versión de ACS, y ahora se ve que no era así. Con el paso del tiempo, se ha visto que no escribíamos de parte ni de ACS ni de Iberdrola. Con la supresión de los blindajes en la eléctrica promovida por Florentino, nos opusimos por la manera en que se hicieron y porque mermaba la expectativa de revalorización para el pequeño accionista, como se ha visto en esta operación. Iberdrola ha seguido clavada durante todo este tiempo entre 5,5 y 6 euros, cuando en otras circunstancias habría disparado su valor. Hubo accionista que compraron a 12 y a 13 porque confiaron en que la ACS tuviera que lanzar una OPA si quería crecer en el capital, antes de cambiar la legislación. El propio Florentino Pérez se benefició de la opa que tuvo que lanzar Gas Natural para hacerse con el control de Unión Fenosa. Me siento contento, porque en elEconomista, una vez más, hemos dicho lo que honradamente creíamos, en lugar de dejarnos vencer por las presiones y los cantos de sirena, y una vez más, hemos acertado. Ahora bien, que no se engañe nadie, esto no quiere decir que Galán está vencido. La partida no ha hecho más que comenzar. La batalla legal se augura larga y a ACS le costara sudor y lágrimas conquistar el poder en la eléctrica. Florentino Pérez no tiene prisa, porque lo que le urgía era bajar el precio medio de compra y eso ya lo ha coseguido.

Los comentarios están cerrados.