La soledad de Campa

Se veía venir. El flamante secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, educado en Estados Unidos, profesor del IESE, se ha cansado de ser ninguneado por la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, que no tiene idea de la materia. Lo peor es que la política económica, como ocurre con la laboral, se dicta desde Moncloa y los ministerios han pasado a un segundo plano. Se les consulta, pero apenas se tienen en cuenta sus opiniones. El fichaje de Campa no ha servido más que para dar lustre. Para más Inri, a veces tenía que decir cosas que no pensaba. No me extraja que éste aproveche la presidencia de la UE para hacer contactos y después anuncie su despedida.

Los comentarios están cerrados.