Banca y finanzas

El RBS amplía sus pérdidas anuales hasta casi 7.000 millones de libras

  • Anuncia 2.000 millones en recortes, lo que derivará en numerosos despidos

El banco Royal Bank of Scotland (RBS), en manos del contribuyente británico, obtuvo unas pérdidas atribuidas de 6.995 millones de libras (8.275 millones de euros) en 2016, lo que supone un 253% más que hace un año.

Este es el noveno año consecutivo en que el RBS está en números rojos, después de que el exGobierno laborista de Gordon Brown lo rescatase y se hiciera con el 72% de su participación.

En un comunicado a la Bolsa de Londres, la entidad señaló que obtuvo unas pérdidas operativas de 4.082 millones de libras (4.816 millones de euros) en 2016, un 51% más que el año anterior.

En cuanto a la solvencia, el ratio TIER 1 -recursos propios básicos-, fue del 13,4% al pasado 31 de diciembre, frente al 15% del año anterior, en tanto que el ratio préstamos-depósitos fue del 91%, igual que hace un año, según la nota divulgada hoy.

El banco ha estado sumido en altos costes derivados de su reestructuración, además de multas por litigios, que han ascendido a 5.868 millones de libras (6.924 millones de euros).

El consejero delegado del banco, Ross McEwan, ha dispuesto importantes recortes de costes estimados en 2.000 millones de libras (2.366 millones de euros), lo que se espera derive en una pérdida de numerosos puestos de trabajo y el cierre de sucursales.

McEwan dijo hoy que la reducción de costes es "enorme", pero que "desafortunadamente habrá pérdida de empleos". "Las sucursales han cerrado y seguirán cerrándose. El modelo de sucursal está cambiando y lo que hace la gente en las sucursales", agregó el directivo, en clara referencia a que mucha de la actividad bancaria se hace a través de internet.

Al destacar la delicada situación de la entidad, el directivo agregó que esto recuerda a la gente "lo que le pasa a un banco cuando las cosas van mal y uno no se centra en el cliente, como le ocurrió a este banco antes de la crisis financiera".

Pese a todo, McEwan expresó su confianza en que el banco pueda volver al terreno de los beneficios en 2018 tras mejorar su situación el año pasado a pesar de las pérdidas. "Este banco tiene un gran potencial. Creemos que al ampliar la reducción de costes y acelerar la transformación digital, vamos a entregar un banco más simple, seguro y más centrado en el cliente", puntualizó McEwan.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado