Víctor Alvargonzález

Socio fundador de Nextep Finance www.nextepfinance.com www.victoralvargonzalez.com

Si alguien tenía alguna duda de que una de las características principales de los mercados es su carácter maníaco depresivo, el inicio del año se lo ha recordado.

Medios y redes se pusieron de los nervios cuando se empezó a hablar del tapering, pero que la Fed deje de comprar bonos no es algo que afecte tanto a la economía, cuando la economía está creciendo, como es el caso. Piensen ustedes que en el tapering la liquidez inyectada -8,6 billones de dólares- sigue en el sistema, no se retira. Además, el Banco Central Europeo seguirá comprando bonos a mansalva y el de Japón hace tiempo que entró en modo de estímulo monetario eterno (que es el camino que lleva el BCE).

Si el consenso acertara a menudo, todos los estrategas y analistas serían ricos, lo cual evidentemente no es el caso. Puede que el consenso funcione en otras actividades, pero los mercados funcionan más como una carrera de Fórmula Uno: no gana la mayoría, ganan los tres primeros.

Es comprensible que la llegada de una nueva variante del coronavirus genere pánico. El gato escaldado del agua fría huye. Pero también es importante que no perdamos el norte.

Siempre me ha llamado la atención la tendencia de los anglosajones a ponerle acrónimos a las cosas. Y, como no podía ser menos, también en los mercados.

Últimos artículos de Opinión