Profesor del IESE

El engendro del Gobierno Frankenstein inicia su andadura con algunos tornillos flojos, aunque la votación de sus decretos no haya sido tan adversa como se preveía. Su creador tendrá que ajustarlos para que pueda realizar sus funciones adecuadamente.

Mago con dos caras. A la vez presidente y jefe de la oposición. Confirma la existencia de dos Españas, la que el dice que representa y la retrógrada reaccionaria secuestrada por la extrema derecha. No quiere ser el presidente de todos. Sólo de su coalición. El resto hay que arrinconarlo, aunque gobierne en gran parte de las autonomías y ayuntamientos.

En la novela de Robert Louis Stevenson (1886) el Doctor Jekyll tenía buenas intenciones. Pretendía separar el lado maléfico de la persona, aislándolo. Pero el brebaje que inventa produce lo contrario. El mal se apodera de la personalidad del pacífico doctor convirtiéndolo en Mr. Hyde. Un asesino en serie. Y cada vez que se tomaba la pócima más cruel se volvía.

Jura Constitución Princesa de Asturias

Como diputado constituyente mi firma consta en el facsímil de la Constitución de 1978 cuyo contenido va a jurar la heredera del Trono. Me hubiera gustado asistir al acontecimiento. Pero la presidenta del Congreso no se acuerda de quienes en aquellas fechas sentimos la llamada para participar en la política de una España ilusionada con una nueva etapa de concordia y esperanza. Y, probablemente, no encuentra lugar para estos nostálgicos que ahora las nuevas generaciones consideran lejanos y, en algunos casos, equivocados.

Escribo este artículo después del discurso del candidato presidencial, antes de la intervención de los demás grupos parlamentarios. Creo que el rifirrafe posterior tampoco tendrá mucha importancia, dado que se sabe el resultado. Por eso el candidato a la investidura hizo un discurso completo. Repasó toda su propuesta política. Desde la A a la Z, sin guardarse ninguna bala en la cartuchera.

Lo anunciábamos la misma noche del 23J en El Economista, los resultados electorales abrían camino para que Sánchez renovase su presidencia.

Análisis del 23-J

Qué ha pasado con los estudios demoscópicos? La sorpresa que los españoles han dado a los expertos es morrocotuda. Con estos resultados Sánchez puede seguir gobernando. Su apuesta ha sido la ganadora. Se les puede decir a los de la derecha, como en el Tenorio, que: "los muertos que vos matáis gozan de buena salud".

El 28M, España se juega la distribución del poder autonómico (excepto en Cataluña, País Vasco, Galicia, Andalucía, Castilla-León). También el poder municipal de ayuntamientos y diputaciones provinciales (incluyendo las Juntas Forales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava). Es mucho. Presupuestos considerables, influencia económica y social, puestos de trabajo y, sobre todo, la posibilidad de legislar y regular. Se juega mucho, mucho, mucho. Pero también se juega algo más sutil, pero no menos importante. Se juega en el imaginario del electorado la posible tendencia ante las próximas elecciones generales.

Si hay una Monarquía (con mayúsculas) es la inglesa. Su instalación en Reino Unido es sólida y fuera de sus fronteras nadie esperaría su sustitución por una república. Por tanto, en el imaginario de Inglaterra y en el resto su reina, Isabel II, es la Reina por antonomasia para todo el mundo.Tampoco es una casualidad. Su protagonista Isabel II empeñó en cumplir su papel desde el principio. Ella era la Reina. El símbolo permanente que unía a los británicos. Incluso los independentistas escoceses estaban dispuestos a ser independientes con una "unión en la corona". Para el "pueblo de las islas" la tradición es algo serio y modificar sus cimientos no es conveniente.

Mijaíl Gorbachov no entendió que la Unión Soviética estaba acabada. No quería el final de la URSS. Intento mantener el Partido Comunista de la Unión Soviética, el llamado PCUS. Pero no pudo.