La firma especializada en créditos al consumo del Banco Santander, Santander Consumer Finance (SCF), que opera en el mercado europeo ha sufrido una caída del 9% de los clientes en 2020 por los efectos de la pandemia. La compañía cerró el año pasado con un total de 17,5 millones de clientes, frente a los 19,2 millones que tenía un año antes.

La economía americana, y también todo su sistema financiero, saldrá de la pandemia varios pasos por delante con respecto a sus homólogos europeos. En un año se espera que vuelva a ser rentable, con retornos que cubrirán el coste del capital que se estima en el 10%, mientras que las entidades comunitarias recuperarán ROE (según sus siglas en inglés, return on equity) del 6% para la media de mayores bancos del continente por capitalización. Según las estimaciones que recoge el consenso de mercado, las mayores entidades de EEUU recuperarán un retorno sobre el capital del 9% al cierre de este ejercicio y rozarán el 10% ya en 2022, un 50% por encima que lo que se espera para los gigantes bancarios de Europa, con un perfil claramente más enfocado a la banca tradicional, o retail, frente a grandes bancos de inversión americanos.

La pandemia ha tumbado los ingresos por comisiones que cobran los bancos por el uso de las tarjetas de crédito y débito. Las grandes seis entidades del país facturaron el año pasado por esta vía 5.023 millones de euros, lo que supone un 21% menos, frente a los 6.355 millones que recaudaron en el ejercicio anterior.

Los primeros ejecutivos de las compañías que cotizan en el Ibex 35 han ajustado sus sueldos a la actual crisis, aunque con excepciones. En el conjunto de lo que cobraron en 2020 los jefes de estas grandes firmas, las retribuciones cayeron un 10% frente a 2019, tras ganar 85,55 millones de euros el año pasado en comparación con los 94,8 millones de euros del ejercicio previo.

Economía

La banca es rotunda en su rechazo -cada vez más público- a que el Gobierno decida aplicar quitas a los créditos avalados por el ICO para aliviar la deuda de empresas, pymes y autónomos. El sector financiero español afrontaría unas pérdidas de hasta 5.500 millones de euros si el Ejecutivo decidiera condonar el cien por cien de la deuda a las compañías viables pero con problemas de solvencia.

Unicaja y Liberbank han anunciado este jueves la propuesta para el nuevo consejo de administración del banco fusionado que tendrá que ser aprobada en las respectivas juntas de accionistas que celebrarán los bancos el próximo 31 de marzo. El consejo de administración estará formado por 15 miembros, dos de ellos ejecutivos, siete dominicales y seis independientes. El 60% de los consejeros son de Unicaja y el 40% proceden del banco asturiano. Así, Manuel Azuaga, actual presidente de Unicaja, mantendrá el cargo como presidente ejecutivo, y Manuel Manéndez, consejero delegado de Liberbank ocupará el mismo puesto en la entidad fusionada. Queda fuera del consejo Luis Masaveu, representante de la familia asturiana que tiene el 5,7% de la entidad. Pedro Rivero, presidente de Liberbank, tampoco estará en el órgano gestor pero podrá mantener funciones representativas una vez se ejecute la unión.

El consejo de administración de Catalana Occidente acordó en su reunión de hoy proponer a la junta general de accionistas un aumento del cien por cien del dividendo complementario que se pagaría el 12 de mayo de 2021. Con ello, el grupo repartiría un total de 0,8821 euros por acción (105,85 millones de euros) a cargo de los resultados de 2020.

El consejo de administración de Catalana Occidente acordó en su reunión de hoy proponer a la junta general de accionistas un aumento del cien por cien del dividendo complementario que se pagaría el 12 de mayo de 2021. Con ello, el grupo repartiría un total de 0,8821 euros por acción (105,85 millones de euros) a cargo de los resultados de 2020.

Liberbank ya duplica a Unicaja en nueva producción de hipotecas. El banco de origen asturiano puso en marcha una nueva estrategia hace cuatro años para acelerar su actividad en este segmento con la que ha logrado resultados potenciales. La entidad encabezada por Manuel Menéndez concedió a lo largo de 2020 hipotecas por un volumen de 2.357 millones de euros. Una cifra que más que duplica a la producida por el que será su nuevo compañero de viaje tras la fusión. El banco andaluz saldó el año pasado con una nueva producción de préstamos inmobiliarios de 1.080 millones de euros.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ganó a cierre del año pasado un total de 6,81 millones de euros, un 31% menos que en el ejercicio previo, tras decidir al inicio del estallido de la pandemia ajustarse un 50% el sueldo para destinar dicha cuantía al fondo que creó el grupo financiero para luchar contra el coronavirus. No obstante, el Banco Central Europeo (BCE) también pidió a los directivos bancarios el pasado mes de marzo que adecuaran sus salarios a las circunstancias actuales.