Aragón

La Zaragozana invierte 100 millones para acelerar su expansión y reinventar su marca

El Grupo La Zaragozana pone en marcha un plan de expansión dentro del que invertirá un total de 100 millones de euros en el período 2015-2018 para impulsar su expansión dentro del mercado nacional y en los mercados internacionales, además de construir una nueva planta, que permitirá triplicar su capacidad productiva de cerveza y duplicar su cuota de mercado. La compañía rediseña también su imagen para adaptarse a los nuevos tiempos y clientes de otros países, pero manteniendo la esencia y tradición de sus 115 años de historia. Una mayor actividad que podría conllevar la incorporación de alrededor de 150 trabajadores.

El Grupo La Zaragozana acelera su expansión con un nuevo plan que está dotado con 100 millones de euros, de los que aproximadamente 50 millones de euros se destinarán a aumentar su capacidad productiva con la construcción de una nueva planta en sus instalaciones en La Cartuja (Zaragoza) donde se envasa la cerveza que se comercializa bajo la marca Ambar, que estará finalizada en el año 2018, además de impulsar su crecimiento de la mano de su mayor presencia y cuota de mercado tanto en el mercado nacional como internacional.

El plan, para el período 2015-2018, también contempla una inversión de 50 millones de euros, que se destinará a diversas acciones como el cambio de imagen y en promoción del producto para dar a conocerlo más allá de Aragón, aparte de reforzar áreas como el marketing y comercial.

"Es un reto ilusionante. En los próximos cuatro años nos hemos propuesto elevar nuestra cuota nacional y tener más presencia en los mercados internacionales", según ha explicado el director general del Grupo La Zaragoza, Félix Longás, quien ha añadido que "son pocas las marcas de cerveza independientes que quedan en España. Es un orgullo para nosotros poder mostrar a los españoles la calidad de un producto que lleva respaldando más de un siglo el paladar de los aragoneses".

El plan de expansión contempla varios ejes de acción, de manera que las inversiones se irán acometiendo de forma progresiva durante los próximos cuatro años. Gran parte de los 50 millones de euros que se invertirán en producción se destinarán a la construcción de la nueva fábrica en las instalaciones del centro productivo que el grupo tiene en La Cartuja, en Zaragoza, y cuya primera fase concluyó en el año 2008 con el centro de envasado y una inversión de 27 millones de euros.

Ahora el objetivo es triplicar la capacidad productiva hasta alcanzar los 200 millones de litros de cerveza. Para ello, se contará con un espacio de 150.000 metros cuadrados, que albergará diferentes áreas de fabricación y distribución del Grupo La Zaragozana.

Las inversiones comenzarán a lo largo de este año con la puesta en marcha de la nueva nave de filtrado, mientras que en 2016 está previsto que se trasladen los tanques verticales de fermentación. Posteriormente, en 2017 se completará la nave de cocidas y los silos de almacenamiento de malta, finalizando toda la ejecución en el año 2018.

El traslado de proceso de producción no supondrá el cierre de la antigua fábrica de La Zaragozana, en la calle Ramón Berenguer de Zaragoza, que pasará a convertirse en un centro de experimentación, cuya actividad se centrará en la cultura cervecera y en la elaboración de cervezas artesanales y de ediciones limitadas.

El plan de inversiones también contempla destinar un total de 3 millones de euros en la planta de Jaraba, en la que se producen y envasan refrescos y se embotella el Agua de Lunares. Una cuantía que permitirá mejorar las instalaciones de envasado "con una nueva máquina para la fabricación en bloque", ha añadido Félix Longás.

Duplicar cuota de mercado

Con este plan, el Grupo La Zaragozana -formado por La Zaragozana, la distribuidora Bebinter y la envasadora de aguas y refrescos Cobecsa-, espera acelerar su crecimiento y ganar más cuota de mercado. El año 2014, cerró el ejercicio con una facturación de 155 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 13%, además de registrar un incremento del número de trabajadores del 20% en los últimos cinco años, de manera que se han incorporado 155 personas a la plantilla, que alcanza las 926 personas.

La empresa La Zaragozana facturó en 2014 un total de 70,6 millones de euros, creciendo un 13% en comparación con el año anterior y experimentando un incremento en volumen del 25% en los últimos seis años en un momento en el que "el sector está estancado", según ha afirmado Félix Longás. La cuota en el mercado nacional es del 2%, que se duplicará con su plan de expansión, aunque dentro de Aragón supera el 50%.

Un crecimiento que ha sido posible "por la mayor presencia en el mercado nacional y en los mercados internacionales" en los que está presente en más de 20 países como Francia, Inglaterra, Japón o Estados Unidos, entre otros, y por el lanzamiento de nuevas cervezas, siendo en la actualidad la empresa cervecera que más variedades elabora con un total de 13.

Con el plan de expansión, la presencia de La Zaragozana se incrementará para llegar a toda España, ya que hasta el momento la implantación de la compañía se centra en la zona norte de España en el eje Asturias-Alicante, aparte de introducirse más en el canal de hostelería.

Dentro de los mercados internacionales, el objetivo es "reforzar los países en los que estamos presentes". La empresa exporta en la actualidad un 3,5% de la producción y el objetivo es llegar al 7%, "pero con un volumen mayor de cerveza del que se fabrica en la actualidad de 66 millones de litros".

El crecimiento de la actividad de la empresa y las nuevas instalaciones supondrá también generación de empleo, pero no al mismo ritmo del actual porque las inversiones permitirán automatizar los procesos. "En cuatro años, de los 926 trabajadores podemos pasar a 1050 ó 1.100 personas". Los perfiles que se precisen serán "más para puestos técnicos y de áreas como la logística y comercial".

El plan de expansión también contempla impulsar la actividad de la distribuidora Bebinter, que cerró 2014 con una facturación de 93,7 millones de euros, siendo la mayor distribuidora de productos de gran consumo en Aragón. Este centro de distribución en La Cartuja, que ocupa 12.000 metros cuadrados, permite tener un portfolio de más de 3.000 productos y marcas de más de 300 proveedores como Coca-Cola, Bodegas Domeq o Campofrío, entre otros.

El objetivo es "suministrar todo lo que un punto de venta de hostelería necesita", ha explicado Félix Longás. De momento, los productos ya llegan a más de 24.000 puntos de venta y se cuenta con 17 almacenes propios, estando ocho en Aragón, mientras que el resto se ubican en Cataluña, Logroño, Comunidad Valenciana, Navarra y Castilla-León y Madrid.

Por su parte, Cobecsa obtuvo en 2014 una cifra de negocio de 7 millones de euros y las líneas de acción se centran en convertir "el Agua de Lunares en un referente".

Nueva imagen

El plan de expansión del Grupo La Zaragozana también contempla un cambio de imagen en Cervezas Ambar, que "llegará a las tiendas en el mes de mayo", según ha explicado Enrique Torguet, director de Marketing y Comunicación de La Zaragozana.

El objetivo "es adaptarnos a un nuevo posicionamiento de la marca y poder afrontar el período de expansión dentro de un mercado competitivo y maduro". La imagen se actualiza, pero resaltando los puntos clave de la compañía como la autenticidad y tradición, así como el carácter independiente y el origen aragonés.

Unos valores de la empresa que se concretan en la recuperación de un triángulo dorado, que aparecía en documentos históricos de la compañía y que representa los elementos básicos que se utilizan en la elaboración de la cerveza como el agua, la malta y el lúpulo, además de reflejar con su color la vitalidad y positivismo. Un tono que se une al tradicional color rojo de Cervezas Ambar, que simboliza "la pasión y la energía".

El cambio de imagen, que ha corrido a cargo de la consultora británica Claessens Internacional y con la colaboración de los aragoneses Estudio Versus, también recupera la firma del primer maestro cervecero, el alemán Charles Schlaffer, que ahora pasa a ser del maestro Antonio Fumanal, y las medallas obtenidas por la cerveza en 1902 en París y Londres. Igualmente, se destaca el origen de Aragón.

Una nueva imagen con la que la que la empresa seguirá manteniendo su esencia y apuesta por las cervezas de calidad, además de continuar apostando por la innovación en cuatro ejes de acción como las cervezas de placer, que llevan algo de alcohol; las cervezas refrescos con el 0,0% y con sabor; las cervezas funcionales como la que incorpora manzana y fibra, y las cervezas responsables como las de celíacos. Unas gamas en las que a finales de año se incorporarán más novedades.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado