Comunidad Valenciana

Nunsys compra el centro de procesamiento de datos 'en la nube' Tissat

La tecnológica valenciana Nunsys ha adquirido Tissat, el Centro de Procesamiento de Datos (CPD) con servicios cloud fundado en Valencia por la Generalitat Valenciana, Telefónica, IBM e Iberdrola, junto al Grupo Drac.

Nunsys ha adquirido el edificio Tissat con la intención de ofrecer a sus clientes potenciales todas las soluciones de Centro de Procesamiento de Datos, (CPD), y servicios cloud disponibles, para que las empresas que lo necesiten empiecen a trabajar en La Nube con garantías.

El CPD de Nunsys está catalogado como Tier III Plus, ofreciendo la disponibilidad asegurada que necesitan las empresas para misión crítica. La disponibilidad de un Centro de Proceso de Datos (CPD) se refiere a la seguridad y garantía para los usuarios del CPD, para acceder al sistema. Si un usuario no puede acceder al sistema se dice que no está disponible. El término tiempo de inactividad (downtime) es usado para definir cuándo el sistema no está disponible.

El edificio, actualmente Walhalla, está gestionado por técnicos altamente cualificados que se incorporan a Nunsys. Además, cuenta con acceso a las principales redes de comunicaciones del mercado, seguridad y redundancia, equipos de vigilancia presencial y todo lo que necesita un centro de datos para dar Servicio de Collocation y Servicios Cloud de alta calidad.

Nunsys es una empresa de soluciones integrales TECH, Tecnologías de la Información y Comunicación. Su objetivo es convertirse "en una gran empresa tecnológica de referencia en España. Además de consolidar Latinoamérica y seguir potenciando los programas dirigidos a emprendedores, como el de Fulltech, un programa de apoyo para intraemprendedores".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.