Comunidad Valenciana

Siete factores clave para lograr crecer en menos de un año

  • La tecnología evoluciona día a día, por lo que hay que innovar
Imagen de Getty

Es una pregunta que muchos empresarios se hacen constantemente: ¿qué necesito para crecer? Sin embargo, la respuesta no es tan fácil. Sobre todo, si el empresario en cuestión está inmerso en su negocio y en el día a día de su empresa.

Por nuestro trabajo con las empresas, podemos extraer una serie de factores clave que cualquier empresa debe analizar y reforzar si quiere crecer en un plazo no superior a un año.

1. El equipo

Comenzamos por este punto ya que se trata de un factor clave para el éxito de cualquier proyecto. Un equipo comprometido, capacitado y bien liderado es la base que la empresa necesita cuando se enfrenta a un reto de crecimiento. Rodéate de los mejores y asegúrate de que tu personal esté bien formado y, si es necesario, que tengan un buen manual de aprendizaje y referencia.

2. Conocer las áreas de oportunidad de la empresa

Este es otro factor clave, que implica realizar una revisión del modelo de negocio y orientación a mercado de la empresa. Esta revisión debe incluir análisis de mercado, revisión del producto o servicio, de la estructura de costes y financiación, del departamento comercial? Adaptar las capacidades de la empresa a las necesidades del mercado es la clave del éxito.

3. Tener objetivos claros, visión estratégica

Una vez conocidas las áreas de oportunidad, la empresa debe definir muy bien cuáles son los objetivos que quiere conseguir a corto, medio y largo plazo, los pasos que va a realizar y los recursos que va a necesitar para conseguirlos. Este paso es primordial y, para fijar correctamente los objetivos, debemos tener en cuenta las capacidades y recursos con los que vamos a contar realmente, para no correr el riesgo de definir un proyecto inalcanzable. Es necesario establecer metas para poder medir el rendimiento del emprendedor, del equipo y de la empresa y para motivar su cumplimiento.

4. Realizar una buena gestión de operaciones

Una buena gestión de operaciones se tiene que asegurar de que los clientes consiguen lo que quieren en el tiempo, con el precio y calidad adecuados, por tanto debe poner su foco en optimizar los tiempos de producción, control de costes y control de calidad. Es imprescindible para la empresa que la gestión de operaciones (con orientación interna) y la visión estratégica (con orientación externa) estén totalmente sincronizadas la una con la otra. Esto no es algo que ocurra automáticamente, sino que requiere un esfuerzo constante de comunicación entre ambas partes.

5. Los recursos son escasos o "el cashflow es el rey"

Una de las lecciones que antes aprende un emprendedor es la importancia de este concepto. Fallar a la hora de gestionar el cashflow es la primera causa de fracaso empresarial. Por tanto, se debe realizar una concienzuda planificación financiera que dote de estabilidad a largo plazo a la compañía. Existen numerosos instrumentos y recursos que las empresas pueden utilizar para dotarse de liquidez y es básico lograr un mix adecuado y adaptado a las necesidades particulares de cada compañía en cada momento.

6. Conoce a tu cliente y fidelízalo

Es necesario conocer a tu público objetivo, saber lo que esperan de ti y de tu producto. Realizar una buena segmentación de clientes aumenta tu capacidad de ofrecer productos adecuados para cada tipo de cliente y, por tanto, aumentará el grado de satisfacción del cliente. Promover el contacto con los clientes desarrolla su fidelidad y mantiene a los competidores alejados. El objetivo final sería que cada uno de tus clientes pueda ser un prescriptor de tu marca.

7. Practica la mejora continua o "innovar o morir"

La tecnología está cambiando el mundo en el que vivimos cada día. Para conseguir o mantener la relevancia en el mercado es importante innovar, independientemente de tu sector, y tener el objetivo de mejorar cada día. Esto se traduce en desarrollar nuevos productos o servicios o mejorar los existentes, mejorar nuestra capacidad de relación con el cliente y ser más eficiente en lo que hacemos aplicando nuevas formas de pensar o nuevos procesos. Las empresas que se mantienen estáticas avanzan irremediablemente hacia la obsolescencia.

Desgraciadamente, no existe garantía del éxito de un negocio. Necesitamos aplicar una combinación de la lógica estratégica, que aporta el hemisferio derecho, y del pensamiento creativo, del hemisferio izquierdo, en la medida adecuada para conseguir el éxito de un negocio.

Lo que sí está garantizado es que un plan específico que tenga en cuenta todos estos factores es un plan exitoso. Cuando aplicas una estrategia de crecimiento a medida de tu negocio y tus clientes, satisfaciendo sus necesidades y requerimientos, consigues que los clientes continúen a tu lado.

Mercedes Poveda, consultora de Ifedes

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Usuario validado en elEconomista.es
Kuida-t fábrica de colchones de alta gama
A Favor
En Contra

Excelente artículo. Muy acertado empezar en el punto 1 por el equipo, rodearse de los mejores y de empleados comprometidos es el factor clave de cualquier empresa especialmente si se está iniciando.

Puntuación 7
#1