Comunidad Valenciana

Rajoy accede a reunirse con Puig el 2 de noviembre en La Moncloa, con las Cortes Generales ya disueltas

El ultimátum lanzado por el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, parece haber surtido efecto: Rajoy ha citado a Puig en La Moncloa el 2 de noviembre. Transcurridos casi 4 meses desde la investidura del jefe de la Generalitat y tras tres intentos por escrito y varios requerimientos públicos, todos sin respuesta, la esperada llamada se ha producido 10 días después de la carta en la que Puig amenazaba con acudir a los tribunales "para lograr un sistema de financiación justo, si no hay diálogo antes de acabar octubre".

No obstante, fuentes de la Generalitat manifestaron su malestar porque la reunión llega "tarde" y con las Cortes Generales ya disueltas, de cara a a las elecciones de diciembre, lo que limitará los compromisos y resultados que puedan alcanzarse.

Puig ha convertido la lucha por la reforma del modelo de financiación autonómica en su principal caballo de batalla contra el Gobierno central, ya que considera que, con el actual sistema, el funcionamiento de la Generalitat Valenciana y de los servicios públicos que de ella dependen es "inviable".

El requerimiento al diálogo de Puig se respaldaba con el 'Manifiesto por una Financiación Autonómica Justa', aprobado, a principios de mes, por unanimidad por todos los grupos parlamentarios en las Cortes Valencianas (PSPV, Compromís, PP, Ciudadanos y Podemos) y respaldado por los principales representantes de la sociedad civil: las cinco universidades públicas valencianas, la patronal empresarial autonómica, Cierval, y los sindicatos CCOO y UGT.

En concreto, se exige al Gobierno central una reforma "inmediata" del sistema de financiación, el reconocimiento de la parte de la deuda histórica atribuible a la infrafinanciación -que se cifra en 12.433 millones de euros, acumulados entre los años 2002 y 2013- y un mecanismo para compensarla, además de la ejecución de inversiones en infraestructuras equiparables, como mínimo, al peso poblacional de la Comunidad Valenciana, que es de 11 por ciento respecto al total nacional.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

barbas fuera
A Favor
En Contra

El vago barbudo es un zángano inuti que no quiere trabajar. Está claro. Le daremos una buena patada todos los españoles. Que se vaya-

Puntuación 1
#1