Flandes más allá de Brujas y Gante

14/12/2016 - 18:18
  • Más allá de la Venecia del norte y de la ciudad natal de Carlos V, en Flandes te esperan otras joyas: viajamos a Malinas, Lovaina y Amberes.
Más noticias sobre:

Bélgica es un país pequeño, poco más grande que Galicia. La región de Flandes es más pequeña que la provincia de Burgos, pero si preguntas a muchos de tus conocidos, descubrirás que muchos de ellos han pasado por allí. Casi todos te hablarán maravillas de Brujas -la Venecia del Norte, con permiso de Ámsterdam- y de la ciudad universitaria de Gante -más de uno incluso habrá estudiado un año de Erasmus en su universidad-.

Tus conocidos se encargarán de que quieras visitar esas dos ciudades flamencas, si es que todavía no lo has hecho, pero ¿será suficiente para animarte a recorrer el camino histórico que une la península Ibérica con Flandes y el recuerdo de sus tercios? Nosotros pensamos que sí. De hecho, fue lo que visitamos en nuestro primer viaje. Pero, ¿queda algo más? Sí, y eso es lo que te contamos: te damos al menos tres razones más para viajar hasta allí en forma de tres ciudades flamencas.

Lovaina, la universidad con mayúsculas de Flandes

Antes de visitar la universidad o el bar más grande del mundo, dos señas de identidad de Lovaina, la primera parada tiene que ser la Grote Markt con el que, posiblemente, sea el ayuntamiento más bonito de Bélgica. Más allá: la iglesia-museo de San Pedro, las esculturas que adornan sus calles -cada una con su historia-, el museo M -con una exposición sobre la obra de Tomás Moro Utopía-... todo a menos de media hora en tren de Bruselas.

Malinas, el espectáculo art nouveau del Jardín de Invierno

Como el resto del país, Malinas está muy ligada a la cerveza. Hace poco más de un siglo, se contaban 30 cervecerías en su casco urbano. Hoy en día sólo una sobrevive, pero no es porque los malineses hayan dejado de beber cerveza. En Bélgica se consumen 74 litros por persona y año -en España poco más de 47- y Malinas no es excepción. Su ayuntamiento, su beaterio y su catedral, con la torre más alta de Flandes -538 escalones- y sus carillones, son razones más que suficientes para coger el tren y hacer una escapada hasta aquí. Pero será el impresionante Jardín de Inverno, la maravilla del art nouveau, el que acabará por convencerte.

Amberes, diamantes, historia y arquitectura contemporánea

El que hoy en día es el segundo puerto por volumen de carga en Europa, el puerto de Amberes, ya igualaba en el siglo XVI las riquezas que se extraían de las minas de Potosí con sus impuestos. Amberes es una ciudad portuaria, pero no pienses en sórdidos callejones y en oscuras tabernas. Es una joya por la que pasan muchas otras joyas, más de la mitad de los diamantes que se compran y venden en el mundo, donde se encuentran la casa museo de Rubens, grandes obras de arquitectura contemporánea -como los nuevos edificios del puerto, de Zaha Hadid, el nuevo palacio de justicia o el museo MAS-, fastuosas iglesias y, junto con París o Milán, es considerada ciudad de la moda de Europa.

Tres razones más para visitar Flandes y que sea algo más que un recuerdo de los libros de historia.

Por Sara y JAAC, del blog Saltaconmigo.com


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 129,79 +2,18 +1,71%
FRA 52,18 +2,03 +4,04%
ITA 188,86 +3,58 +1,93%
GRE 605,77 -5,78 -0,94%
POR 322,83 -0,20 -0,06%

Ecotrader



Evasión

Máxima velocidad a 16.000 euros

Máxima velocidad a 16.000 euros



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens