Tecnología

Samsung instala en India la fábrica de smartphones más grande del mundo

Samsung Electronics ha anunciado hoy la apertura de una fábrica de teléfonos móviles en la India, una instalación que ha sido calificada por la compañía como la mayor instalación de este tipo en el mundo.

La nueva infraestructura está ubicada en las afueras de Nueva Delhi, y permitirá a Samsung fabricar smartphones a un menor coste gracias a la economía de escala, una medida con la que la compañía quiere combatir los costes cada vez mayores de fabricar en China, Corea del Sur y Vietnam.

La ubicación tampoco es casual. La estrategia de la compañía surcoreana pasa por crecer en India, el actual mercado de telefonía más grande del mundo y con el crecimiento más rápido. El objetivo de la empresa es aumentar sus ventas un 5% compitiendo contra Xiaomi que ha liderado las ventas en el país en la primera mitad del año.

Eso sí, la fábrica Samsung también planea exportar teléfonos fabricados en India a todo el mundo impulsado por las medidas del primer ministro Narendra Modi que busca convertir el país en un centro de fabricación electrónica mundial. Por ello, ha establecido una serie de impuestos a la importación de componentes clave de teléfonos inteligentes con la idea de convertir a India en un gran hub de electrónica de consumo en la que las grandes empresas se establezcan en el país para impulsar el crecimiento y crear decenas de millones de nuevos puestos de trabajo.

La fábrica, que será inaugurada conjuntamente por el primer ministro indio Narendra Modi y el presidente surcoreano Moon Jae-in, también ayudará a Samsung a competir contra Xiaomi, que se ha convertido en la mayor marca de teléfonos inteligentes en India a principios de de año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.