Tecnología

Comisaria europea de Consumo: "Cambridge Analytica nos ha abierto los ojos"

  • El escándalo ha afectado a 2,7 millones de usuarios en la UE

El escándalo de Facebook y Cambridge Analytica, que pudo condicionar el referéndum del Brexit y la victoria de Donald Trump, ha logrado, según la comisaria europea de Consumo, Vera Jourová, "abrir los ojos" en la Unión Europea sobre cómo internet ha revolucionado las campañas electorales.

Jourová se refirió a la compañía británica que, supuestamente, vendió datos de usuarios de Facebook a las campañas del candidato republicano y de los partidarios de abandonar la UE, y confió en que este caso haga que los Estados miembros estén más "vigilantes" sobre los comicios y las estrategias empleadas por los candidatos.

"¿Son las elecciones legales si se basan en una campaña en la que se han usado datos robados? ¿Queremos en Europa la situación de que los que ganan sean los que pueden pagar servicios como los de Cambridge Analytica?", se preguntó la comisaria checa.

Aumenta la conciencia

Aunque rechazó que la Comisión Europea vaya a proponer normas para regular las campañas electorales en los países miembros, sí que celebró que el escándalo de la red social haya aumentado la conciencia sobre asuntos como la privacidad, la protección de datos, o los cambios que internet ha traído a las estrategias electorales.

"Si el caso de Cambridge Analytica resulta ser el que nos ha empujado a los políticos a plantearnos estas preguntas, habrá hecho algo bueno por la gente", apuntó.

Zuckerberg responderá ante Bruselas

Sobre este escándalo, que ha afectado en el club comunitario a unos 2,7 millones de usuarios, responderá el próximo martes en la Eurocámara el fundador de la red social, Mark Zuckerberg, aunque está previsto que lo haga a puerta cerrada ante el presidente y los líderes de los grupos políticos. La propia Jourová fue abiertamente crítica en Twitter sobre el hecho de que la reunión no sea pública, aunque ha indicado que está "feliz" de que Zuckerberg venga a Bruselas "a responder a preguntas europeas".

"Lo que vimos en EEUU en el Congreso, dando respuestas auténticas, fue un momento muy importante para los estadounidenses, y yo también lo quería para los europeos", dijo.

La comisaria checa confía en que los gigantes de las redes sociales aclaren cómo van a cumplir las nuevas leyes europeas sobre protección de datos y en que den "garantías de que lo que ha pasado no se va a volver a repetir".

El nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos, conocido por sus siglas en inglés, GDPR, entrará en vigor el próximo viernes para actualizar las normas comunitarias y busca otorgar a los usuarios un mayor control sobre quién maneja sus datos.

Ocho Estados miembros han adoptado ya los cambios necesarios en su legislación para cumplir con el reglamento, trece lo harán antes o muy poco después del 25 de mayo (entre ellos, España) y los siete restantes no tienen planes de hacerlo en torno al plazo marcado por la UE.

"Si estás en Facebook, después de la próxima semana dirás 'quiero salir del sistema sin dejar rastro, olvidaos de mí', y podrás hacerlo. Ahora es muy improbable", ejemplificó la comisaria.

Según Jourová, "los ciudadanos tendrán el derecho a saber dónde está cada dato de su vida privada, lo que se está haciendo con esos datos y las posibilidades de recuperarlos".

Aunque no se aventuró a opinar sobre si el escándalo de Cambridge Analytica podría haber sucedido si el nuevo reglamento hubiera estado ya en vigor, la comisaria se mostró convencida de que las normas tendrán un efecto "disuasivo" en las empresas, que "se lo pensarán dos veces antes de recolectar datos sin el objetivo correcto".

El mensaje para los europeos es, insistió la comisaria, que "si quieres saber quién tiene tus datos, tienes derecho a preguntar, derecho a recuperar tus datos y a salir del sistema sin dejar rastro".

Preguntada sobre si la Unión podría quedarse atrás en el desarrollo de tecnologías innovadoras que requieren el manejo de datos a gran escala, como la inteligencia artificial o el "big data", Jourová apuntó a este sector como uno en el que "la UE puede ser competitiva globalmente", pero insistió en que quieren emprender esta tarea "a la europea".

"Creemos que es posible hacer esto respetando los derechos de los individuos, teniendo cuidado con la recolección de datos, con la discriminación de los algoritmos y con los aspectos éticos", aseguró.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.