Nominan para el Nobel de Economía al inventor de bitcoin (pero tendrán que encontrarle primero)

10/11/2015 - 13:25
  • La figura de Nakamoto es tan difusa que muchos dudan que exista
Más noticias sobre:
Quizá algún día este pie de foto describa quién es Nakamoto. O quizá no.

Un profesor de Economía en la Universidad de California en Los Ángeles, Bhagwan Chowdhry, ha hecho una apuesta arriesgada al nominar para el próximo premio Nobel de Economía a un personaje del que se desconoce si cuenta con estudios de economía, que sólo ha publicado un artículo de menos de diez páginas de longitud, y cuyas credenciales ni siquiera están comprobadas: Satoshi Nakamoto.

Invitado por el comité que entrega el "Premio del Banco Central Sueco de Ciencia Económica en memoria de Alfred Nobel" a sugerir un candidato para el galardón, Chowdhry reconoce que la actividad académica de Nakamoto (al menos la que podemos atribuir a su nombre) es inexistente, pero el bitcoin es tan revolucionario que su autor merece el máximo galardón del planeta... incluso aunque no sepamos quién es.

Porque es útil, porque es seguro pero, sobre todo, porque este objeto matemático que 'sólo' existe en una red de ordenadores es en realidad fruto de una innovación aún mayor: la blockchain, un sistema de verificación de transacciones descentralizado que los gigantes de las finanzas quieren imitar.

¿Quién es ese?

Es poco probable que los miembros del comité que entrega el premio se decidan a aceptar la sugerencia de Chowdhry. Pero si lo hicieran, si concediesen el premio a Satoshi Nakamoto, deberían valorar seriamente la posibilidad de que nadie se presente a recogerlo.

Porque la figura de Nakamoto es la de un fantasma. No se conoce ni su edad, ni su sexo, ni su nacionalidad, ni cuál es su campo de especialización o con quiénes trabaja de forma estrecha. Por no saber, no se sabe siquiera si sigue vivo.

Es, por decirlo de una forma sencilla, poco más que el nick de un usuario en un foro de internet, que a finales de la pasada década decía vivir en Japón y que -si creyésemos a su avatar- tenía menos de cuarenta años cuando expuso al mundo su invención.

Con apenas datos sobre su verdadera identidad, la caza del personaje lleva abierta casi desde entonces. Y quienes la han emprendido han terminado derrotados, cuando no haciendo el ridículo.

Las mil caras de un fantasma

Examinando sus expresiones (demasiado británicas, dicen, para ser de un nipón), su manera de anotar el código (propias, dicen, de alguien más cerca de la cincuentena que de los treinta) e incluso las horas a las que se conectaba (las de alguien, dicen, que vive y trabaja en la costa este del continente americano), además de los conocimientos necesarios para crear bitcoin, se ha elaborado una lista deforme que ya es demasiado larga, que ni siquiera discrimina entre individuos o grupos, y en la que curiosamente nadie ha osado introducir a una mujer.

A saber: un sociólogo finlandés, un estudiante de criptiografía de Irlanda, varios inventores especializados en redes, un matemático nipón, un experto en seguridad informática de Texas, el creador del supermercado criminal Silk Road, un conocido entusiasta de las criptomomendas de EEUU, un grupo de informáticos de un gran banco de inversión, un físico a sueldo del Pentágono con patronímico coincidente, y el receptor de la primera transferencia hecha con bitcoin. Todos ellos podrían ser el creador del bitcoin, pero ninguno lo es.

¿Existe Nakamoto? ¿Es una sola persona? ¿Por qué decidió quitarse de la circulación? ¿Es un hacker? ¿Trabaja en una gran institución financiera? Las preguntas sin respuesta son tantas que, hasta la fecha, todos los intentos por llegar a él han sido en vano, y es más que probable que todo siga igual si Nakamoto decide seguir en la sombra.

Por si acaso el comité del Nobel decidiese incitar a Nakamoto a salir de su refugio, Bhagwan Chowdhry advierte de que ni la fama (es obvio que no la quiere) ni el dinero (se calcula que tiene el equivalente en bitcoin a varios centenares de millones de dólares) parecen importarle al recién nominado. Por eso Chowdhry propone un arreglo de compromiso: ir a recoger el premio en su nombre y recibir la transferencia correspondiente en su cuenta. En bitcoins, por supuesto.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 9

#1
10-11-2015 / 14:32
Aimak
Puntuación 9

El premio pueden entregarlo a la fundación Bitcoin o a la FSF

#2
10-11-2015 / 15:02
Vacilón
Puntuación 0

Siempre se puede invertir el premio en moneda virtual y esperar a que el tiempo la implante por lógica.

#3
10-11-2015 / 16:02
Satoshi
Puntuación 2

Que compren bitcoins e ingresen el premio en la primera dirección de bitcoin creada.

Tan fácil.

#4
10-11-2015 / 16:18
agur
Puntuación -6

Nakamoto con esto del Bitcoin a mas de uno le a vendido la moto.

#5
10-11-2015 / 17:51
cuidadin
Puntuación -5

no os dejeis engañar...los bitcoin no valen nada (igual que los billetes y monedas que temenos en los bolsillos, y ni que decir los numeros de nuestras cuentas)...pero si todo esto "peta" quiero saber a quien tengo que tirar piedras.

#6
10-11-2015 / 18:23
S.N.
Puntuación -4

o a este blog si quieren.... btcmarket.es no le harán ascos....

#7
10-11-2015 / 21:47
Satoshi Nakamoto
Puntuación 3

Seguro que lo merece más que la mayoría de los ya premiados.

No me extrañaría que ganara el Nobel en los próximos 20 años.

#8
10-11-2015 / 22:21
ajj
Puntuación -2

Bitcoin es un timo piramidal. La estupidez humana no conoce límites.

#9
11-11-2015 / 00:18
Harto de mentiras.
Puntuación -2

El premio Nobel de economía no existe, es un pufo, es una gran mentira. Este "premio de economía" no aparece por ninguna parte en el testamento de Alfred Nobel.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 112,68 -0,80 -0,71%
FRA 35,25 +0,43 +1,24%
ITA 166,17 +0,66 +0,40%
GRE 530,97 0,00 0,00%
POR 264,30 0,00 0,00%

Ecotrader



Evasión

Velas hinchables para los barcos

Velas hinchables para los barcos



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens