Política

El Gobierno quiere que los consejos de administración sean obligatoriamente paritarios a partir de 2023

Foto: Archivo

El Gobierno quiere que los consejos de administración de las empresas sean obligatoriamente paritarios a partir de 2023, según ha afirmado este jueves la vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo.

"Otros países de Europa van más rápido y toman decisiones obligatorias para que la presencia de hombres y mujeres en sus consejos de administración se cumpla", ha argumentado Calvo, en la clausura de la segunda edición del programa 'Women to Watch' de PwC.

El pasado mes de marzo, el Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados registró la 'Proposición de Ley para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación', que propone que, en los cuatro primeros años de aplicación, entren en vigor cuotas obligatorias de participación de las mujeres en los comités y consejos de dirección.

"Hemos tomado una decisión, en una ley que está ya registrada en la Cámara, de obligar también en nuestro país a las sociedades y empresas mercantiles a la presencia equilibrada de hombres y mujeres", ha explicado Calvo, al tiempo que ha añadido que "está en la pista de salida del debate político en el Congreso de los Diputados".

De esta forma, Carmen Calvo ha señalado que el Gobierno dará un plazo de tiempo hasta 2023 para que "en el espacio privado las empresas" en España "cumplan también la presencia equilibrada en los límites en los que está establecida".

"Si unimos fuerzas, tenemos una norma que lo obligará. Está registrada", ha insistido la titular de Igualdad, quien ha pedido la "complicidad" de los hombres y de todas las mujeres, incluso de diferentes posiciones ideológicas, para lograr este "compromiso".

"Forzar la igualdad"

Para la ministra Carmen Calvo, "no hay otra manera de introducir y forzar la igualdad y aportar el punto de vista y experiencia de las mujeres que estando en los puntos de poder". En este sentido, ha insistido en que "si la pobreza esta feminizada, la única manera de acabar con eso es feminizar el poder y, en este caso, no el poder político sino los que están en el ámbito del mercado, la economía y las grandes empresas".

En este contexto, las grandes empresas cotizadas españolas están aumentando la presencia de mujeres en sus consejos, aunque se encuentran por debajo de lo que recomiendan las instituciones. Entre 2007 y 2017, el porcentaje de mujeres en dichos organismos de las empresas del Ibex 35 aumentó del 6% al 22%, frente al 30% que se recoge en el Código de Buen Gobierno de la CNMV, y el umbral del 40% que fija la Comisión Europea.

Según las cifras recogidas en la segunda edición del programa 'Women to Watch' de PwC, la presencia de mujeres en los órganos de gobierno de compañías españolas es inferior a la que existe en países como Suecia, que cuenta con un 36% de consejeras, Francia (38%), Italia (33%) o Alemania (27%).

Para el presidente de PwC España, Gonzalo Sánchez, "el aumento del talento femenino en los consejos es un catalizador del cambio en todos los niveles de la empresa, algo urgente para lograr que los mejores profesionales ocupen las posiciones que merecen con independencia de su género.

Entre las directivas participantes en el programa se encuentran Marieta Jiménez, presidenta y directora general de Merck; Carmen Fernández de Alarcón, consejera delegada de Havas; o Rosa María Sanz, directora de operaciones para EMEA Infraestructuras de Naturgy (Gas Natural), Laura Ros, directora general de Volkswagen España, Marta Martínez, consejera delegada de TSolar o Rita Estevez, consejera delegada de Experian.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.