ETA dice adiós tras 60 años de trayectoria y 829 asesinatos

  • Su primer atentado mortal fue el 7 de junio de 1968
  • Cometió sus acciones terroristas más cruentas en los 80
  • En 2011 anunciaron el fin de su actividad terrorista
Una pintura a favor de ETA. Foto: EFE

La banda terrorista ETA se disuelve tras casi 60 años de trayectoria, 829 asesinatos, 80 secuestros y 358 crímenes sin resolver a sus espaldas. Con este adiós, desaparece la última gran banda terrorista europea. Lea aquí el comunicado de disolución.

La banda se fundó el 31 de julio de 1959, pero su primer atentado mortal fue el 7 de junio de 1968, cuando asesinó al Guardia Civil José Antonio Pardines Arcay en un tiroteo en un control de tráfico Aduna (Guipúzcoa). El último crimen lo cometió el 16 de marzo de 2010, cuando mató al gendarme francés Jean-Serge Nérin tras un intercambio de disparos con varios miembros de la banda.

La disolución de la banda se produce más de siete años después de haber anunciado el fin de su actividad terrorista el 20 de octubre de 2011, pasados tres días de la Conferencia de Aiete, en San Sebastián, y tras 13 altos el fuego o treguas parciales. Sin embargo, su desarme no se oficializó hasta el 8 de abril de 2017, con la escenificación de Baiona, en la que los denominados 'artesanos de la paz' hicieron entrega a la Comisión Internacional de Verificación (CIV) de las coordenadas con de ocho zulos que debían contener 120 armas y tres toneladas de explosivo.

La organización terrorista había perdido parte del material durante los últimos años de su actividad en la que fueron continuas las detenciones por las Fuerzas de Seguridad de los integrantes de sus comandos. Tras realizar un inventario, se comprometió a localizar ese armamento a las autoridades francesas a través de los 'artesanos de la paz'. El pasado 25 de abril, a escasos días del acto de Kanbo (Francia), de escenificación de su disolución, ETA facilitó la ubicación de dos cajas con armas 24 armas cortas, 500 detonadores y 200 matrículas.

Una vez anunciada su disolución este jueves, se celebrará el encuentro en la localidad vascofrancesa de Kanbo, en la que se certificará la desaparición definitiva de la organización terrorista.

Atentados perpetrados

A lo largo de su trayectoria, ETA ha asesinado a 829 personas, de las que 506 eran miembros de las Fuerzas de Seguridad, 58 empresarios y 39 políticos. Aunque creada durante la dictadura de Franco, la mayoría de los crímenes, un 90%, los ha cometido en democracia. La organización terrorista vasca, una de las más antiguas del mundo, ha sido la que más víctimas mortales ha causado en la Europa Occidental después del IRA provisional.

A los asesinados, se suma casi un centenar de personas secuestradas y más de 20.000 víctimas directas en atentados, entre heridos y damnificados. En sus casi 60 años de existencia, recurrió a la amenaza y la extorsión -se calcula que fueron 10.000 personas las chantajeadas, aunque muchas no denunciaron-, sobre todo a empresarios, a quienes exigió el denominado 'impuesto revolucionario'.

Tras matar a José Antonio Pardines, primera víctima de ETA, la banda acabó con la vida del comisario Melitón Manzanas el 2 de agosto de 1968. El 7 de junio de 1968, el asesinato del almirante Carrero Blanco, el 20 de diciembre de 1973, en la época franquista, fue su primer atentado de grandes dimensiones y dio a la banda proyección internacional.

Incluso se le llegó a considerar una organización opositora a la dictadura. Sin embargo, alrededor de 700 de sus más de 800 crímenes los cometió en plena democracia. Tras centrarse en un principio en objetivos militares y de las Fuerzas de Seguridad del Estado, luego adoptó la estrategia denominada "extensión del sufrimiento", por la que asesinó a concejales, cargos políticos de partidos, periodistas, etc.

El terror se extendió de tal manera que miles de personas de diferentes colectivos de Euskadi vivieron y desarrollaron su trabajo con escolta. Además, la 'violencia callejera' acompañó a la actividad de ETA en la campaña de amedrentamiento.

Tras el atentado contra Carrero Blanco, la organización terrorista causó 13 muertos y 80 heridos en la cafetería Rolando de Madrid. En 1977 puso en marcha una campaña contra la central nuclear de Lemoiz en Bizkaia, con 246 actos de terrorismo y cinco asesinatos. Poco después inició otra campaña contra el mundo de la droga con un saldo de 63 atentados y 15 muertos.

Sus años más activos

La banda cometió sus acciones terroristas más cruentas en la década de los 80, en los denominados 'años de plomo'. En esa década acabó con la vida del ingeniero de la central nuclear de Lemoiz José María Ryan (febrero de 1981) y de la militante de la banda María Dolores González Katarain, 'Yoyes', que abandonó ETA en desacuerdo con su estrategia (septiembre 1986). Los 15 golpes a ETA.

El más importante de los atentados de esa década lo perpetró el 19 de junio de 1987, cuando colocó explosivos en un centro comercial de la empresa Hipercor, en Barcelona, que causó la muerte de 21 personas, entre ellos cuatro niños, e hirió a 45. También el atentado contra la casa cuartel cometido el 29 de mayo de 1991 en Vich (Barcelona) con un coche bomba que ocasionó 10 muertos.

El 23 de enero de 1995, un pistolero de ETA asesinó en San Sebastián al presidente del PP en Gipuzkoa Gregrorio Ordóñez y el 19 de abril del mismo año atentó contra el entonces presidente del PP, José María Aznar, que resultó ileso. La explosión del coche bomba utilizado en la acción terrorista hirió a 16 personas y una de ellas falleció posteriormente.

Un año después, el 6 de febrero de 1996, asesinó en San Sebastián al abogado Fernando Múgica, hermano del exministro de Justicia Enrique Múgica. El 14 de febrero, la banda armada acabó con la vida del expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente.

Uno de los peores momentos de su historia, en los que recibió una respuesta masiva de rechazo de la ciudadanía en las calles, fue con el asesinato del edil del PP Miguel Ángel Blanco, al que secuestró el 10 de julio de 1997. ETA exigió al Gobierno de Aznar el acercamiento de los presos a cambio de su liberación. Dos días más tarde, disparó al concejal en la cabeza y le dejó herido muy grave en un descampado, falleciendo en la madrugada del 13.

En 2000 se suceden los asesinatos del teniente coronel Blanco García, en Madrid, del dirigente socialista Fernando Buesa y su escolta, Jorge Díaz, en Vitoria, del presidente de la patronal guipuzcoana José María Korta en Zumaia (Gipuzkoa), del exministro socialista Ernest Lluch en Barcelona o del ex gobernador de Gipuzkoa Juan María Jáuregui, entre otros.

El 30 de diciembre de 2006, ETA hizo explotar un coche bomba en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas (Madrid) en el que fallecieron dos trabajadores Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio. Con esta acción terrorista la banda armada anunció la ruptura de la tregua.

El 1 de diciembre de 2007, activistas de la organización asesinaron a los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton (Francia). El 7 de marzo de 2008, acabó con la vida del concejal socialista Isaías Carrasco en Arrasate (Gipuzkoa).

La explosión de una bomba-lapa colocada en los bajos de su automóvil asesinó a los guardias civiles Carlos Saenz tejada y Diego Salvá, el Palmanova, el 30 de julio de 2009 en Calviá. Ambos son las dos últimas víctimas mortales de ETA en España. Posteriormente, en marzo de 2010, acabó con la vida del policía francés Jean-Serge Nérin en las cercanías de París.

A lo largo de su trayectoria, secuestró a 79 personas y mató a doce de ellas. Destaca, el caso del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, por ser el más largo, ya que permaneció privado de libertad 532 días en un zulo en Mondragón. El último de los numerosos empresarios secuestrados fue Cosme Delclaux, liberado el 1 de julio de 1997. El coste económico del terrorismo de ETA.

La disolución de ETA supone el fin de la última de las grandes bandas terroristas europeas. De ideologías´ y motivaciones diferentes, el IRA en Irlanda; las Brigadas Rojas en Italia; La Fracción del Ejército Rojo (Baader-Meinhof) en Alemania o ETA en España, presentan también muchas similitudes, la más importante de ellas que todas fracasaron en la consecución de sus objetivos.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 6

#1
03-05-2018 / 17:49
luis
Puntuación 10

Todo mentira, deben entregar TODAS las armas y ponerse a disposicion de la policia para esclarecer todos los asesinatos no resueltos, que son muchos, entregandose los culpables. Todo lo demas es puro cuento para que se olviden sus asesinatos y pongan a los presos en la calle

#2
03-05-2018 / 22:19
Puntuación 4

ETA que hijos de la GPT a un recuerdo do el sonido de la explosión del coche bomba puesto en la albericia que asesino a tres personas mal nacidos

#3
03-05-2018 / 22:35
Puntuación 4

ETA

Le gano la guerra al estado he visto todos los atentados por la TV y uno casi en directo pues en Santander asesinaron a un matrimonio y a un joven de menos 30 años en la calle Lavapiés a un recuerdo el estruendo de la explosión y ver subir el hongo que género y ver el vehículo de la policía totalmente destrozado

Quien no recuerda el brutal y salvaje atentado de Irene Villa y su madre mientras escribo estas líneas seme pone la carne de gallina viendo a esa mujer sin las piernas y la voz de los sanitarios horrorizados diciendo MADRE MIA

Cuando los políticos se convirtieron en objetivo de estos asesinos es cuando ETA gano la guerra porque cuando los que morían eran militares policías y guardia civiles a los políticos les importaba una M

#4
03-05-2018 / 22:56
Eduardo García
Puntuación 2

En agosto del 2000, yo estaba veraneando con mis padres en la estación de esquí de Formigal (Huesca). Cuando nos marchamos del hotel (sábado, 19 de agosto del 2000, al mediodía), al día siguiente (domingo, 20 de agosto del 2000, por la mañana) ETA asesinó a dos guardias civiles en esa misma zona del Pirineo aragonés. Creo que fue a tan solo 1 o 2 kilómetros del hotel. Menos mal que mis padres y yo decidimos marcharnos un día antes.

También viví de cerca el asesinato de Ernest Lluch (21 de noviembre del 2000). Recuerdo que todos los alumnos del colegio, donde yo estudiaba 1.º de la ESO, salimos al patio para guardar un minuto de silencio.

#5
03-05-2018 / 23:01
Eduardo García
Puntuación 2

El atentando del Hipercor (19 de junio de 1987) no lo viví, pues -aunque vivo en Barcelona- yo nací en 1988.

Esto es una trampa más de ETA. Esta organización terrorista jamás se ha arrepentido. No me creo nada de lo que dicen.

Y, por supuesto, mi peor verano, el más amargo, fue en julio de 1997, con el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Que, aunque tenía 9 años de edad, mis padres estaban muy atentos escuchando la radio y viendo la televisión.

#6
03-05-2018 / 23:04
ARRIBA ESPAÑA
Puntuación 2

Melitón Manzanas, q. e. p. d.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora

Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 106,09 +14,05 +15,27%
FRA 30,58 +1,81 +6,27%
ITA 205,53 +12,80 +6,64%
GRE 400,53 +21,27 +5,61%
POR 154,48 +11,19 +7,81%

Ecotrader



Evasión

Grandes mitos del entrenamiento

Grandes mitos del entrenamiento



Copyright 2006-2018, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Gestión de consentimiento de cookies