El Instituto Elcano sostiene que la desinformación rusa sobre Cataluña ha tenido apoyo del Kremlin

8:15 - 14/11/2017
  • Rusia incluye la guerra de información en su Doctrina Militar desde 2014
El presidente de Rusia, Vladimir Putin. Foto: Reuters

Un análisis del Real Instituto Elcano sobre "la guerra de la información de Rusia en Cataluña" considera que "la exitosa combinación de varios instrumentos de la guerra de la información" en este caso "ha hecho necesario el apoyo del Gobierno del régimen autocrático", así como de las agencias de inteligencia, "que definen las principales debilidades y problemas internos de un país", y de ciberinteligencia.

El documento, firmado por la investigadora principal del Instituto Mira Milosevic-Juaristi, señala que lo que distingue a Rusia de otros 'ciberactores' y divulgadores de mentiras es que la guerra de la información es una estrategia militar definida en la última Doctrina Militar de la Federación de Rusia, oficial desde 2014.

El estudio define la actividad rusa como "combinación" ("kombinaciya"), un tipo de operación que integra diversos instrumentos: "ciberguerra, ciberinteligencia, desinformación, propaganda y colaboración con actores hostiles a los valores de la democracia liberal".

Mientras en los conflictos de Siria y Ucrania la acción rusa ha consistido en combinar fuerza militar con guerra de información, explica, en los países occidentales "donde su objetivo es ganar influencia y no territorios", el foco está puesto en la guerra de la información.

Aunque los responsables rusos, incluido el presidente Vladimir Putin, han apoyado públicamente la integridad territorial de España, esta experta ve plenamente vigente lo que dijo el diplomático estadounidense George Kennan durante la Guerra Fría: que no hay que confundir las "relaciones exteriores" rusas -que se enmarcan en las instituciones de la comunidad internacional- con su "política exterior", que pretende devolver a Rusia su estatus de "gran potencia" disputando zonas de influencia a Estados Unidos.

En el caso de Cataluña, detalla que, además de difundir mensajes verdaderos y falsos en las redes sociales, la actividad rusa ha incluido ofrecer un "punto de vista alternativo" en las televisiones estatales rusas, y también los medios estatales que publican en inglés y español -RT y Sputnik-.

Desacreditar la democracia

Entre sus contenidos más significativos, el estudio menciona el uso de la fuerza por parte del Estado como "violencia deliberada" y "práctica franquista", o el decir que la UE reconocería la independencia catalana "después del proceso de adhesión", o bien que la UE ordenó a España una acción represiva para evitar otro Brexit. Comparar el referéndum catalán con el de Crimea o decir que Cataluña está "al borde de una guerra civil" como Donbas en Ucrania -donde Rusia apoya a los separatistas- han sido otros mensajes comunes.

Todo ello, explica, con el fin de desacreditar la democracia española y el orden liberal occidental, fomentar la división entre españoles, desacreditar las instituciones europeas, crear confusión y distraer la atención de los ciudadanos rusos de sus problemas internos.

El análisis añade que el Gobierno español debería investigar esta injerencia rusa -el Ejecutivo lo está haciendo en el seno de la UE- y recuerda cómo Alemania, durante la campaña de las elecciones legislativas, tomó una serie de precauciones para impedir la interferencia rusa.

Con todo, avisa de que "es imposible que Occidente responda con total éxito" a los instrumentos empleados por Moscú porque, aunque "las agencias de inteligencia pueden hacer cosas inteligentes", los gobiernos occidentales no pueden restringir el flujo de información ni el uso de Internet "como lo hacen los Gobiernos en los países totalitarios y autoritarios".

Según esta investigadora, si bien los países occidentales están bien preparados para una "ciberguerra en estado puro", su respuesta a la guerra de la información "no ha sido adecuada" por tres motivos: "por considerar que Rusia se autodesacredita divulgando noticias falsas", por no comprender que hay una verdadera "guerra con Rusia" y "por suponer que contar la verdad es suficiente, lo que no es así".

"Los occidentales no comprenden el pleno significado del concepto ruso de guerra de la información como un arma más y, sobre todo, se resisten aceptar que Rusia ya no es el 'socio estratégico', ni siquiera un adversario con quien se puede discrepar y llegar a acuerdos, sino un enemigo, en el sentido de que desea nuestra sumisión o destrucción", alega Milosevic-Juaristi.

Según su análisis, con su estrategia de desinformación "Rusia ha fracasado según los criterios occidentales", puesto que no cuenta la verdad, pero "según sus propios criterios ha obtenido un éxito apabullante", especialmente en dos áreas, dado que "la población rusa ha sido aislada de las fuentes de información exteriores" y, en el exterior, "ha creado un ambiente en el que es difícil distinguir la información verdadera de las medias verdades y las noticias falsas".


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 10

#1
14-11-2017 / 09:29
juan
Puntuación -4

Lo que pasó el !-O no fué una invención, los encarcelamientos tampoco, la movilización social tampoco. Luego la teoría, aunque se hubiera llevado a cabo se basa en la realidad, no en la desinformación. Acusar de técnicas franquistas es algo que pensamos todos los españoles, no hace falta que nadie ponga el dedo en la llaga. Este instituto ¿como se paga?, ¿está ahí para dar forma a insinuaciones y teorías conspirativas?. porque pruebas no aportan ninguna.

#2
14-11-2017 / 09:46
Siniestro comunismo
Puntuación 2

La PROPAGANDA COMO DESINFORMACIÓN y la MAFIA rusa son los dos grandes logros que legó el COMUNISMO a la humanidad.

Podemitas, CAGANETS y antisistemas instalados en el rencor, los utilizan habitualmemte.

El lavado de cerebros y la fanatización conseguidas a través de la PROPAGANDA DESINFORMATIVA son una realidad a la que hay que temer y de la que los DEMÓCRATAS DEBEMOS PROTEGERNOS.

#3
14-11-2017 / 09:48
salvador esteve
Puntuación 4

Para desacreditar la democracia nos bastamos nosotros solitos, para desinformación las portadas de nuestros periódicos y el machacón rally televisivo.

Cualquier excusa le vale a ésta gente para no asumir sus errores y meteduras de pata

Paren de llamar al diablo que al final aparece.

#4
14-11-2017 / 09:51
Vacilón
Puntuación -2

¿ Estos son los que están detrás de 13TV ?

#5
14-11-2017 / 10:01
Arti
Puntuación 1

espero que no somos lo bastante idiotas para creer en esto

#6
14-11-2017 / 10:19
vuestra abuela
Puntuación 0

#4 no, imbecil, has puesto un 1 de mas!

Como el "Mas" ladron al que de doras el cimbrel

1# tu no tienes soulcion, paleto butifarrico

#7
14-11-2017 / 10:23
6
Puntuación -1

6

Ahora resulta que todos somos paletos, y vuestras cagadas son fruto de potencias extranjeras que os ponen la zancadilla, iros a la mi...!!!

#8
14-11-2017 / 10:28
Vacilón
Puntuación 1

#6.- Con estos argumentos eres irrebatible.

#9
14-11-2017 / 10:46
plenilunio
Puntuación 0

Léase de otra manera:

Rusia prefiere ganarse la antipatía y desprecio de 40 millones de españoles por tener la simpatía y -quizás- algo más tangible, económicamente hablando, de 7 millones de separatistas españoles.

No me parece un negocio brillante.

#10
14-11-2017 / 11:41
Qué impotencia!
Puntuación 2

#9.- ¿En serio sois tan simples (por no decir cortos) como para hacer esta lectura de si no les compensa enemistarse con 40 MM por ganarse la simpatía de 7 MM?

Lo que siempre veo es un sesgo de proximidad que hace que la mayoría de argumentos a favor de la independencia queden ridículos. ¿En serio crees que a Putin le importa cualquier español/catalán? No.

Lo que está en juego es algo mayor, formas de poder más elevados que si Cataluña es independiente o no. El secesionismo no es mas que una herramienta perfecta que dais a quienes quieren conseguir otros objetivos (antisistema, dañar Europa, ser potencias mundiales…) Siempre hay otros intereses, y cuanto menor eres menos importas, así va el mundo.

Es una grandísima irresponsabilidad por parte de los políticos catalanes (los que cobran del dinero público, lo que pagamos en impuestos por nuestro trabajo) y de los que viven de subvenciones (ANC, Omnium…) y son delitos penales. No hacemos mas que tirarnos piedras sobre nuestro tejado porque no valoramos lo muchísimo que tenemos que perder (no valoramos lo que Europa nos da y lo que podríamos conseguir).

Es una pena y da muchísima impotencia ver como un grupo (minoritario de personas) nos llevan a empeorar nuestra calidad de vida…

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 119,17 -0,28 -0,23%
FRA 34,28 -0,29 -0,85%
ITA 146,30 -1,22 -0,83%
GRE 489,46 +3,43 +0,71%
POR 160,56 -1,72 -1,06%

Ecotrader



Evasión

Un yate concepto con dirigible

Un yate concepto con dirigible



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens