Opinión

Retrocede el empleo en la energía verde

Vestas prescindirá del 40% de los empleados de su fábrica de Daimiel. La eólica defiende que es un ajuste temporal, pero los trabajadores desconfían.

No en vano el "compromiso" de la firma danesa con España no le impide cerrar su fábrica de León. Además, Vestas se suma a la tendencia de esta industria a deslocalizar en Asia.

Constituye, por tanto, un error dar por seguro que el sector de la energía verde garantiza la creación de empleo.

Pero aún más grave es la equivocación de demonizar a otras actividades, supuestamente menos ecológicas, como la producción de vehículos diésel.

Al contrario que Vestas, Opel anunció la contratación de 200 personas más en Figueruelas, evidenciando así la importancia que el automóvil aún tiene para el mercado de trabajo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.