Opinión

Los apuros de Hacienda para atender a Llarena

Pablo Llarena.

La instrucción de una causa como la del 1-O no es tarea fácil, como bien sabe Pablo Llanera. Por si la extradición de Carles Puigdemont no fuera suficientemente problemática, dicen que pasa por apuros para obtener información del propio Gobierno.

Al menos así lo cuentan fuentes judiciales al indicar que Llarena ha tenido que suspender la petición de sendos informes a Hacienda por los reiterados retrasos.

En concreto se trata de la información enviada por la interventora de la Generalitat Rosa Vidal y un análisis de la evolución de las cuentas catalanas durante la aplicación del 155. El juez formuló la petición el 14 de junio.

Pero no recibió nada a cambio. De ahí que realizara un segundo intento el 5 de julio. En esta ocasión sí obtuvo contestación de Hacienda, aunque no la que esperaba. Cuentan que el Ministerio pidió un mes más de plazo para elaborar los documentos, lo que llevó a Llarena a suspender la solicitud.

Dicen que el motivo que Hacienda utilizó para justificar el retraso es "la mayor carga de trabajo" que el repentini cambio de Gobierno ha provocado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.