Pekín, 12 sep (EFE).- Los productos españoles de alta calidad, como el vino, el jamón, el aceite de oliva o las tapas, buscaron hoy en Pekín conquistar el paladar de los consumidores chinos y reforzar su posición en el mercado del gigante asiático.

El centro de la capital china disfrutó de un ambiente de carácter español, con flamenco en directo y decenas de personas disfrutando de la gastronomía "Made in Spain" gracias a "Sensación Española", un evento organizado por el Instituto de Comercio Exterior de España (ICEX) en Pekín.

A través de tapas de jamón ibérico, tortilla española, paella o una gran variedad de vinos, España quiso acercar sus sabores gourmet al sector profesional y a los consumidores chinos, pero también la cultura y el estilo de vida que envuelve a la gastronomía española.

Pese a la distancia, España y China están unidas por el concepto de "compartir" en la mesa, algo que explica la buena aceptación que los chinos tienen al concepto del "tapeo" y el éxito de los restaurantes españoles en Pekín.

El estilo chino es "poner comida en la mesa y compartir entre todos. Y España, de alguna forma, también tiene ese concepto, de tapear", explicó a Efe Joel Morán, representante en el evento del restaurante español Puerta 20.

En su opinión, este es el éxito de la comida española en el gigante asiático, donde los consumidores muestran cada vez más interés por los productos españoles.

"Este mercado es muy grande y está demandando productos cada vez de más de calidad, de valor añadido. Yo creo que ese es el reto que tienen las empresas españolas, de estar aquí en China y conquistar un mercado que no es fácil pero que creo que tiene muchas oportunidades", afirmó a Efe el embajador español en Pekín, Alberto Carnero.

Según destacó, "la gastronomía española, una de las mejores del mundo, es una cultura", porque "no es solo la calidad de los productos y la forma de prepararlos, también la forma de consumirlos".

"Los chinos disfrutan la vida como nosotros y lo hacen alrededor de la comida, reuniéndose con amigos, con vino, y creo que eso es lo que podemos exportar", aseguró.

Uno de los retos ahora es dar a conocer estos productos en el mercado chino, según explicó Xu Ke, representante de la empresa china Floric, importadora de productos españoles.

"Tenemos que trabajar para que los chinos conozcan mejor los vinos españoles. Para los chinos el mejor vino en este momento es el vino francés, por más tradición", aseguró.

Sin embargo, opinó que los caldos españoles "tienen muy buena relación en cuanto a la calidad y el precio", lo que, unido a la popularidad de la cultura española entre la sociedad china, está permitiendo que, poco a poco, estén reforzando su posición en el mercado.

Actualmente, España figura como el cuarto proveedor de vino en el mercado chino, donde ya ha logrado posicionarse como el primer exportador de carne de cerdo.

Las empresas españolas de la industria agroalimentaria exportaron más de 45.000 millones de dólares (38.803 millones de euros) en 2017, cuando China importó más de 1.200 millones (1.034 millones de euros) en productos alimentarios y bebidas españolas, según datos del ICEX.

Entre los participantes en el evento, estaban el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja, Pago de Vallegarcia, Amores Wines, Albo, Campofrío, Carmencita, Finca Duernas o Castillo de Canena, así como restaurantes españoles de la capital como Puerta 20, Niajo, Carmen, Saffron o Agua.

Outbrain

También te puede interesar