Madrid, 12 sep (EFE).- El Pacto de Toledo ha vuelto a encallar hoy en la fórmula para la subida de las pensiones ligada al IPC, ya que una mayoría de portavoces está abierto a que el diálogo social pueda introducir variables como salarios o PIB, frente a Unidos Podemos y ERC que piden actualizarlas como mínimo siempre con la inflación.

La Mesa y Portavoces de la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo se ha reunido hoy con el objetivo de cerrar la recomendación segunda que pide garantizar el poder adquisitivo de las pensiones, pero aunque todos los partidos tienen voluntad de acuerdo, la redacción sigue sin cerrarse.

Después de que la Coordinadora de Pensionistas se haya manifestado hoy frente al Congreso de los Diputados, Unidos Podemos ha insistido en que las pensiones deben tener una revalorización como mínimo ligada al índice de precios al consumo (IPC (IPC.MX) y a partir de ahí poder introducir otras variables siempre que mejoren el poder adquisitivo de los pensionistas.

El borrador sobre el que trabajan los portavoces parlamentarios señala que las pensiones se revalorizarían con la inflación como indicador "medular", pero deja en manos del diálogo social la ratificación de esta actualización a la que también podría sumarse la evolución de la economía o de los salarios.

La formación morada y ERC han dejado claro que el texto que se acuerde tiene que señalar siempre el IPC como "mínimo" y revisable a final de año, mientras que Ciudadanos y PP siguen abogando por una recomendación abierta que sirva tanto para un Gobierno conservador como de izquierdas.

La portavoz del PSOE en el Pacto de Toledo, Mercé Perea, ha dicho que "no podemos hacer una redacción que permita interpretaciones en detrimento de la garantía del poder adquisitivo y que ha de ser una redacción clara que no lleve a interpretaciones maliciosas".

Perea ha señalado que las posiciones se van acercando pero que "no es fácil", aunque ha insistido en que hay que poner en valor el Pacto de Toledo, símbolo del acuerdo, para llegar a un texto que sea unánime.

Considera que "falta generosidad en el acuerdo" al tiempo que sobre la introducción de nuevas variables en la revalorización de las pensiones ha recordado que así se contempla en muchos países de la Unión Europea.

"Hay países que plantean además de IPC otros factores como salarios que permiten a los pensionistas mejorar su capacidad económica o equilibrase con la riqueza nacional. ¿Por qué vamos a renunciar?", ha puntualizado.

La mayoría de partidos políticos ve favorable que la recomendación que salga del Pacto de Toledo deba ser ratificada por el diálogo social formado por Gobierno, patronal y sindicatos.

El diputado del PP Gerardo Camps ha incidido en que hay una amplia mayoría para que en el mantenimiento del poder adquisitivo entre el IPC como "indicador estructural" y otros como salarios, PIB o cotizaciones.

Mientras, el diputado de Ciudadanos Sergio del Campo pide una recomendación "flexible" en la que cada Gobierno pueda actuar como desee y no sea el Pacto de Toledo el que lo resuelva con una fórmula.

Desde el PNV, Íñigo Barandiarán se muestra más optimista que pesimista y ve posible alcanzar un acuerdo "básico" la próxima semana, aunque advierte de que la revalorización debe ser como mínimo con el IPC.

Outbrain

También te puede interesar