Telefónica instalará durante los próximos meses columnas de rescate semiautomáticas en las más de 160 tiendas y los seis centros logísticos de Decathlon España.

Ambas compañías han alcanzado este acuerdo enmarcado en un proyecto a medio plazo para luchar contra la muerte súbita cardiaca, una alteración que sólo se puede revertir si se tiene cerca un desfibrilador. En opinión de los expertos, el acceso rápido a la desfibrilación es clave a la hora de atender un paro cardiaco: 10 minutos es el tiempo máximo para salvar la vida de una persona.

Así, el proyecto de Decathlon y Telefónica busca crear esos espacios cardioprotegidos con asistencia inmediata 24 horas para que cualquier persona pueda salvar vidas en caso de emergencia.

Decathlon tiene la voluntad, y la responsabilidad, de promover la seguridad y la salud de clientes y colaboradores, no sólo a través de la práctica deportiva, sino también garantizando tiendas más seguras para todos ell@s, respondiendo a su sentido de hacer accesible el deporte al mayor número de personas.

Telefónica instalará para ello desfibriladores externos semiautomáticos en lugares estratégicos y de gran afluencia de público de los centros Decathlon a nivel nacional, y realizará su mantenimiento integral, tanto preventivo como correctivo. El aparato, una vez activado en caso de emergencia, realiza automáticamente llamadas al 112 gracias a la SIM que incorpora la operadora.

Mientras llega la asistencia de los servicios de emergencias, personal no sanitario -previamente formado por personal de Telefónica- se hará cargo del desfibrilador semiautomático, y un dispositivo le irá indicando los pasos a seguir mediante voz. El aparato realiza una evaluación del estado de la víctima y sólo en caso de parada cardiaca aplicaría la descarga eléctrica necesaria para revertirla.

Estos desfibriladores semiautomáticos pesan en torno a 2 kilos y cuentan con capacidad para administrar hasta 30 descargas. El Servicio Integral de Cardioprotección suministrado por Telefónica a los centros Decathlon introduce un nuevo concepto de prevención en materia de sanidad destinado a impulsar el acceso público a la desfibrilación como principio fundamental para mantener la cadena de supervivencia de las personas que sufren un paro cardiaco.

Outbrain