Neoenergía, la filial brasileña de Iberdrola, retomará sus planes de salida a bolsa en 2019, tal y como ha indicado Previ, el segundo accionista de la eléctrica carioca con un 38% del capital social.

Jose Mauricio Coelho, consejero delegado de Previ, ha asegurado que el fondo está posponiendo al 2019 la cotización de Neoenergía.

La eléctrica española no tiene ninguna prisa ni prácticamente interés alguno en la colocación puesto que, tal y como ya figuraba en el proyecto inicial, apenas se iba a desprender de un porcentaje mínimo en esta operación que tuvo que ser cancelada en dos ocasiones al no haberse alcanzado los precios a los que aspiraban tanto Previ como Banco do Brasil. Iberdrola, de hecho, no quiso hacer comentarios a este diario sobre esta posible colocación en bolsa de su filial carioca.

Coelho, el jefe del fondo de pensiones, añadió además que la eléctrica, controlada por la española Iberdrola, debería centrarse en capturar sinergias de la fusión en junio del año pasado con Elektro.

La salida a bolsa ya se pospuso en septiembre de 2017 y se canceló en diciembre del mismo año

Neoenergía canceló su colocación en Brasil en diciembre de 2017. Según el folleto de la OPV depositado en la Comissão de Valores Mobiliários (CVM) de Brasil, la horquilla de precios orientativa estaba entonces entre los 15,02 y los 18,52 reales brasileños por acción (entre unos 3,97 euros y unos 4,9 euros). Sin embargo, el mercado no respondió a esta oferta como esperaban por lo que Banco do Brasil y Previ, prefirieron cancelar la operación.

La OPV de Neoenergía estaba contemplada en los acuerdos alcanzados en la fusión entre Neoenergía y Elektro, culminada en agosto, y respondía al deseo de los socios de Iberdrola (52,45%) en el accionariado, que buscaban liquidez mediante esta operación.

En un principio, la operación de salida a bolsa se comenzó a preparar a principios de septiembre de 2017, con vistas a llevarse a cabo a finales de octubre y se aplazó ya por primera vez para postergarse a diciembre.

La fusión de Neoenergía y Elektro, cerrada el 25 de agosto tras recibir el visto bueno de las juntas generales de accionistas de ambos grupos, permitió alumbrar la mayor compañía eléctrica de Brasil y la primera de Latinoamérica por clientes, con 13,4 millones. Neoenergía atravesó posteriormente una dura batalla para hacer con Eletropaulo que acabó en manos de Enel.

Outbrain