Los bancos europeos ofrecen el mayor descuento de la década frente a los de EEUU. La causa estriba en la divergencia entre el ritmo de normalización de las políticas del BCE y la Fed.

El castigo a las entidades en la Unión Monetaria indica que el mercado aún prevé un regreso lento de Fráncfort a la ortodoxia.

De hecho existen escasas perspectivas de que el organismo europeo muestre algún avance en este sentido tras su reunión de esta semana.

A pesar de ello, la baja valoración de la banca del Viejo Continente no se corresponde con sus buenas previsiones de resultados y de avance del crédito.

Sus fundamentales, por tanto, son una buena base para considerar que el sector financiero está demasiado penalizado y ofrece oportunidades para la inversión.

Outbrain