El Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira Morante, reconoce que en la segunda instancia hasta ahora no se ha podido dar una respuesta satisfactoria al gran incremento de recursos de apelación derivados de asuntos de cláusulas suelo, lo que podrá desembocar posteriormente en un "posible colapso del Tribunal de Casación".

En la Memoria del TSJM de 2017 que fue presentada ayer, Vieira hace alusión a la creación de juzgados especializados de ámbito provincial para frenar en parte el impacto de la litigiosidad masiva en juzgados de primera instancia. Añade a este respecto que la creación del juzgado especializado de Primera Instancia nº 101 de Madrid, al que se ha reforzado con 8 jueces, "puede servir de ejemplo en otras materias para la centralización de asuntos y aplicar así soluciones novedosas y con resultados positivos en la tramitación de procedimientos".

No obstante, las críticas y demandas en su resumen anual no acaban ahí. El incremento de litigiosidad que se deriva del surgimiento de situaciones que provoca la presentación masiva de demandas, que puede potencialmente producirse en cualquier jurisdicción, "debe ser solucionado con medidas legislativas de más largo alcance para evitar el riesgo de bloqueo progresivo de los órganos judiciales", según Vieira.

Además, muestra la Memoria que para el Tribunal Superior de Madrid "resulta imprescindible constituir ya la Sala de Apelación Penal", y se hace imprescindible la puesta en funcionamiento de la Sección de Apelación establecida en el Real Decreto 229/2017 donde se acordó dotar con tres plazas de magistrado a la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, creando con estas plazas dotadas una Sección de Apelación, con la composición de un presidente y dos magistrados.

Más casos pendientes

Durante el año 2017 se registraron en los órganos judiciales del Tribunal Superior de Justicia de Madrid un total de 806.322 asuntos, un 0,3 por ciento menos que el año anterior. Los temas que se resolvieron fueron 811.428, con un descenso del 5,9 por ciento, y quedaron pendientes al finalizar el año 307.673 asuntos, cifra superior en un 1,6 por ciento a los 302.901 existentes a inicios de año.

Asimismo, el escrito desvela que los juzgados de Violencia sobre la Mujer exclusivos deberían tener alcance comarcal, ya que continúan con una reducida carga de trabajo y están parcialmente desaprovechados en su potencialidad para luchar contra esta lacra social.

Así, Madrid cuenta ya con más funcionarios, pero no ha mejorado su selección y formación e insiste una vez más en esta cuestión "primordial para la mejora de la calidad de la Administración de Justicia madrileña".

Outbrain