La tasa de emprendimiento en España es inferior a la media europea durante la recuperación económica, así lo pone de manifiesto el estudio 'Competitiveness and entrepreneurship rate in Europe during the economic recovery phase, 2012-2016' elaborado por investigadores de la UAH y tomando como base de datos el 'Global Entrepreneurship Monitor'.

Durante este periodo de 2012 a 2016 presentaba una tendencia decreciente, oscilando los valores del 5,7 al 5,2 respectivamente, pero en el último año ha experimentado grandes síntomas de recuperación, pasando de 5,2 emprendimientos por cada cien personas activas en el año 2016 a 6,2 emprendimientos en 2017, lo que supone un incremento del 18,3% anual. Sin embargo, por debajo de la media de la Unión Europea que se sitúa en 7,8.

"Esta menor tasa de emprendimiento en España viene explicada por desarrollo de políticas centradas en el mantenimiento de la dotación de infraestructuras y el acceso a los recursos tecnológicos, lo que favorece empresas de mayor dimensión empresarial que la de los emprendedores. Asimismo, dentro de los emprendimientos de menor dimensión empresarial una de las causas es debida a factores culturales", explica Fernando Crecente, uno de los autores del estudio y profesor de la UAH.

Otro aspecto importante la disminución de la percepción de conocimientos financieros, mercantiles, etc, así como habilidades de gestión y negociación necesarias para poner en marcha una actividad empresarial. Por último, la propia consideración del emprendimiento como una buena salida profesional se perfila como otro elemento que incide en ese menor peso porcentual, considerándolo el 65% de la población activa como una buena opción laboral durante los años de mayor incidencia de crisis –2008 a 2011–.

Sin embargo, en España destaca como la percepción de oportunidades para emprender en el corto plazo mejora. Se ha duplicado en apenas 5 años, pasando de un 13,9% a un 31,9% en 2017. A pesar de ello, el no poder controlar todos los aspectos asociados a emprender hace que muchos se planteen la opción pero acaben desistiendo. Esta es otra de las principales causas por la que no llegan a aflorar emprendimiento reales, la falta de determinación ante la incertidumbre. Aun así, Crecente confirma que esta debilidad también se convierte en fortaleza ya que la tasa de abandono empresarial en España es de las más bajas dentro de las economías basadas en la innovación.

Comparación

Si ponemos el foco en la Unión Europea, "durante la fase de recuperación económica la relación existente entre los condicionantes de la competitividad de las regiones europeas con el nivel de emprendimiento basado en la detección de oportunidades se ha intensificado, aunque existen diferentes patrones, especialmente cuando se compara el norte y el sur de Europa", afirma Crecente. No obstante, durante este periodo los países de la UE convergen lentamente hacia los mismos niveles de emprendimiento y competitividad.

El estudio referido anteriormente, analiza los datos de 19 países de Europa entre 2012 y 2016 (Austria, Croacia, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Holanda, Polonia, Letonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia y Reino Unido). En esta franja la tasa de actividad emprendedora se incrementó un 6,9%. No obstante, destacan favorablemente Eslovenia, Estonia e Irlanda, ya que pasan de un 6.15 en 2012 a un 10.9 en 2016. Crecente declara que en estas regiones las actuaciones públicas en mejora de educación e innovación han tenido efectos positivos en la generación de nuevas iniciativas emprendedoras. Además, países como Finlandia, Suecia y Polonia muestran una tasa superior a la media europea.

Por otro lado, los que están por debajo de la media se sitúan España, Francia, Grecia e Italia. "En estas regiones debe seguir realizándose reformas estructurales así como incentivarse políticas efectivas de sensibilización y apoyo a la actividad emprendedora", señala Crecente.

De esta manera, manifiesta que uno de los pilares básicos para conseguir robustos ecosistemas emprendedores es la innovación y la capacidad para hacer evolucionar los negocios, con estrategias que permitan adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos o introducirse en mercados internacionales.

Ayudas europeas

Entre los programas que ofrece la Unión Europea para ayudar a los emprendedores a iniciar sus proyectos se encuentra el Instrumento Pyme, una herramienta de financiación del programa Horizon 2020 de la Comisión Europea, cuyo objetivo es la aceleración en fases para llevar al mercado innovaciones prometedoras -ya sean tecnológicas o no tecnológicas- que generan crecimiento para la Pyme. "Esta herramienta está dirigida a una pyme innovadora con un plan empresarial, apoyando de esa manera las startups que desarrollan y comercializan nuevos productos, servicios y modelos empresariales que puedan impulsar el crecimiento económico" explica Adrian Noheda, experto en Instrumento Pyme de Startup Europe Accelerator.

El Instrumento Pyme está destinado a las pymes con ánimo de lucro, incluidas las empresas jóvenes y las de nueva creación, de cualquier sector. Debe estar establecido en un Estado miembro de la UE o en un país asociado a Horizon 2020.

"Mediante esta herramienta las pymes pueden conseguir entre 50.000 y 2.5 millones de euros de financiación" señala Juanma Revuelta, director general de la Fundación Finnova.

El Instrumento Pyme está dividido en tres fases independientes (Evaluación de viabilidad, Actividades de I+D+i, y Comercialización) y dependiendo de lo avanzado del proyecto no será necesario presentarlo a las tres. La Fase 2 estará abierta hasta el próximo 10 de octubre.

Debido a límites presupuestarios es posible que algunas pymes no obtengan financiación de este programa europeo. Sin embargo, si se considerara que son merecedores de dicha financiación, la UE les otorgará el Sello de Excelencia, que reconoce el valor de la propuesta y apoya la búsqueda de financiación alternativa.

Entre otras ayudas que ofrece la UE se encuentra el Programa de Medio Ambiente (Life). Se trata de un instrumento financiero de la Unión Europea dedicado al medio ambiente con el objetivo de propiciar soluciones, mejores prácticas y tecnologías innovadoras en este ámbito. Los proyectos medioambientales de Instrumento Pyme podrían ser susceptibles de ser financiados con hasta 2 millones de euros.

En este sentido, Juanma Revuelta, director general de la Fundación Finnova destaca que el "gran reto en el campo de la economía circular es involucrar a las instituciones públicas para que presenten un proyecto LIFE de 2 millones de euros, donde el emprendedor sea el socio tecnológico. Lo que hace Finnova es ayudar e identificar a startups que han recibido tanto Instrumento Pyme como el sello de calidad de esta misma herramienta y convertirlos en proyectos Life de hasta dos millones de euros. En estos momentos estamos trabajando en la próxima de Life que se celebrará en setiembre, en el campo de cambio climático".

Según los últimos datos de la Unión Europea, las pymes españolas son las que más financiación han recibido a través del Instrumento Pyme para impulsar sus proyectos de innovación. En total, 48 pequeñas y medianas empresas españolas han sido seleccionadas para recibir financiación en la última convocatoria del Instrumento Pyme, integrado en el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea.

La mayoría de las pymes beneficiarias pertenecen al campo de las TIC, de la salud y de la ingeniería. Entre los proyectos que recibirán financiación figuran un sistema para mejorar la planificación del transporte público en las ciudades a través de la monitorización del uso que hacen los usuarios; un aparato capaz de detectar de forma precoz la isquemia cardíaca; una plataforma para fomentar la participación ciudadana en línea; un sistema para prevenir la legionela en hospitales u hoteles, o unas pajitas comestibles y biodegradables para sustituir las tradicionales de plástico que generan residuos.

Las 48 pymes beneficiarias también son de diversa procedencia: Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Cantabria, Cataluña, Madrid, Navarra, País Vasco y Valencia.

Después de España, los otros países con más proyectos de pymes seleccionados son Italia (21) y Francia (18). En total, 242 empresas de 30 países diferentes recibirán el apoyo de la llamada Fase 1 del Instrumento Pyme, que dedica a cada proyecto una suma de 50.000 euros para llevar a cabo estudios de viabilidad. La Comisión Europea recibió un total de 2.149 propuestas en la convocatoria que finalizaba el pasado 3 de mayo. La próxima fecha para presentarse a la fase 1 es el 5 de septiembre.

Empresas innovadoras

Entre estas empresas españolas que han sido seleccionadas para recibir financiación del Instrumento Pyme se encuentra Canard Drones, una startup especialada en drones y quegracias a su participación en Startup Olé -el evento que reúne anualmente al ecosistema emprendedor tecnológico europeo e internacional en Salamanca-, donde ganaron el premio a la mejor startup, consiguieron cerrar una importante ronda de inversión que les ha ayudado a estar presentes en aeropuertos de todo el mundo. También destaca el caso de la startup Molexplore fundada en el año 2016 y que tiene por objetivo ofrecer al mundo las mejores herramientas para ayudar en la detección precoz del cáncer de piel, mediante una aplicación móvil, en las plataformas Android y iOS. Esta compañía ha sido acelerada por StartUp Europe Accelerator, de la Fundación Finnova y se encuentra en fase de negociación, la startup ha sido recientemente galardona con los sellos de excelencia y fondos de la Unión Europea mediante Instrumento Pyme.

Outbrain

También te puede interesar