El Índice ManpowerGroup conmemora su 50 edición con una proyección sobre el Futuro del Empleo en España de aquí a 2026. El estudio anticipa que los grandes beneficiarios del aumento del empleo que registraremos en la próxima década serán profesionales, técnicos y trabajadores cualificados.

Así, los 5,2 millones de empleos que existen en la actualidad dentro de esta categoría, alcanzarán los 6,3 millones en 2026. Entre los 2,6 millones de nuevos puestos que el estudio calcula se crearán, 1,1 millones serán profesionales y técnicos de apoyo y 560.000, trabajadores cualificados. En especial aumentará el empleo entre profesionales del derecho, ciencias, salud y las TIC; además de técnicos también del sector sanitario y ventas.

Categorías y nivel formativo

Dentro de la categoría de los trabajadores cualificados, de nuevo tendrán especial relevancia el número de puestos creados en sanidad, comercio y restauración. En el resto de categorías se registrará estabilidad, con la excepción de los directivos, que pasan de aportar cerca del 5% del empleo en 2011 al 2,5% en 2026.

Sobre los niveles de formación más demandados por las empresas, 2,3 de los 2,6 millones de ocupados tendrán un nivel de formación alto -FP, licenciados, ingenieros, arquitectos, doctores y diplomados-.

Por el contrario, en los próximos años se aprecia una caída de los ocupados de nivel bajo (-0,7% anual), retrocediendo su peso desde casi el 35% a escasamente el 28% del total. De hecho, se calcula que en 2026 este último grupo apenas aportará empleo.

Si hablamos sobre cuáles van a ser los niveles de formación más demandados por las empresas, 2,3 de los 2,6 millones de ocupados tendrán un nivel de formación alto (FP, licenciados, ingenieros, arquitectos, doctores y diplomados). Por el contrario, en los próximos años se aprecia una caída de los ocupados de nivel bajo (-0,7% anual), retrocediendo su peso desde casi el 35% a escasamente el 28% del total. De hecho, en 2026 este último grupo apenas aportará empleo. En cuanto a los ocupados de nivel medio (bachillerato y formación profesional), en este caso sí que se aprecia un aumento significativo del 1,6% anual.

Este estudio demuestra que "la economía española necesita vincular estrechamente el sistema educativo con las necesidades competenciales que las empresas buscan, mejorando tanto la empleabilidad de las personas como la competitividad de nuestro tejido productivo y el bienestar colectivo", según asegura el presidente de la Cámara a de España, José Luis Bonet.

Outbrain

También te puede interesar