La Unión Europea (UE) y Japón han acordado su reconocimiento mutuo como "equivalentes" en sus sistemas respectivos de protección de datos. Esta medida permitirá que los datos circulen de modo seguro entre la UE y Japón.

La medida creará el mayor espacio de circulación segura de datos del mundo, con un nivel elevado de protección de los datos personales. La Comisión Europea sostiene que los ciudadanos europeos se beneficiarán de está forma de una mayor seguridad de su privacidad, en consonancia con las normas de la UE sobre privacidad, cuando sus datos se transfieran a Japón.

Este acuerdo también complementará el Acuerdo de Asociación Económica UE-Japón, y las empresas europeas se beneficiarán de un flujo de datos sin obstáculos con este socio comercial clave, así como de un acceso privilegiado a los 127 millones de consumidores japoneses.

La UE y Japón afirman que, en la era digital, la promoción de normas estrictas de confidencialidad y el fomento del comercio internacional van de la mano. De conformidad con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), una decisión de adecuación es la forma más sencilla de garantizar la circulación segura y estable de datos.

Una vez adoptado, se aplicará no solo a la información personal intercambiada con fines comerciales, sino también a los datos personales intercambiados con fines policiales entre la UE y las autoridades japonesas, de modo que se garantice un elevado nivel de protección de datos en todos esos intercambios.

Para ajustarse a los niveles europeos, Japón se ha comprometido a aplicar un conjunto de normas que den a los ciudadanos de la UE salvaguardias adicionales que salven diferencias entre los dos sistemas de privacidad.

También establecerá un mecanismo de tramitación de denuncias con el que se puedan investigar y resolver las reclamaciones de los ciudadanos europeos en cuanto al acceso de las autoridades públicas japonesas a sus datos. Este nuevo mecanismo será gestionado y supervisado por el organismo independiente japonés de privacidad.

Vera Jourová, comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, aseguró que "Japón y la UE ya son socios estratégicos". A su juicio, los datos son el combustible de la economía mundial, y este acuerdo permitirá la circulación segura de datos entre nosotros en beneficio de nuestros ciudadanos y de nuestras economías".

La comisaria manifestó, en este sentido su compromiso con los valores en relación con la protección de los datos personales. "Estoy totalmente convencida de que trabajando juntos podemos configurar las normas mundiales de privacidad y mostrar un liderazgo común", añadió.

Outbrain