El precio de la bombona de butano de 12,5 kilogramos, que consumen unos ocho millones de hogares en España, volverá a subir a partir del próximo martes después de dos descensos consecutivos este año y costará 13,92 euros, un 4,9% más, es decir, 65 céntimos más.

El incremento se debe al ascenso en las cotizaciones internacionales de la materia prima, que ha sido de un 15,5%, y la subida de los fletes (transportes), que ha sido del 15,8% en el bimestre mayo-junio respecto al anterior, ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica.

También ha influido en el aumento de precio de la bombona la depreciación del euro respecto al dólar, de un 4,6% respecto al bimestre anterior, y el incremento de los costes de comercialización, que ha sido del 0,85 % sobre los vigentes fijados en julio del año pasado.

El precio de la bombona de butano se revisa bimestralmente y en esta nueva revisión ha vuelto a retomar la senda alcista, después de dos descensos consecutivos, al bajar en las revisiones de marzo y mayo, disminuciones que se produjeron tras dos subidas en enero del presente año y en noviembre de 2017.

La bombona de butano comenzó 2018 con una subida de un 1,6% en enero (23 céntimos más), para bajar en la revisión de marzo un 4,9 %, hasta los 13,96 euros, con lo que pasó a costar 72 céntimos menos, y en la de mayo bajó un 4,94%, hasta los 13,27 euros, con lo que recortó su precio en 69 céntimos.

A pesar de la subida que se empezará a aplicar el próximo martes, la bombona de butano está 3,58 euros más barata que cuando alcanzó su precio máximo, 17,5 euros, en 2013 y 2014.

Respecto a julio de 2017, cuando se hizo la tercera revisión del año pasado, la bombona es ahora 96 céntimos más barata, un 6,45 %.

El nuevo precio estará vigente durante dos meses, hasta el tercer martes de septiembre, cuando el Ministerio para la Transición Ecológica revise de nuevo el precio en función de esos factores.

Outbrain