La firma ilicitana Greene Waste to Energy continúa el desarrollo del proyecto para desarrollar e instalar una planta de gasificación para tratar lodos de depuradora en Creta (Grecia). Está previsto que la planta, que se está montando en Elche (Alicante) se traslade a la ciudad de Rethymno, en Creta, a principios de 2019.

El objetivo de este proyecto, financiado por la Unión Europea y que cuenta con un presupuesto de dos millones de euros, es aprovechar los lodos procedentes de la depuradora de la ciudad cretense y convertirlos en energía, de modo que se reduzca en un 80 por ciento los residuos no utilizados hasta ahora y se limite la contaminación que generan. El gas obtenido se transformará en electricidad y calor mediante un proceso de cogeneración.

Técnicos de las empresas que forman el consorcio del 'Programa Life Biosolids2Energy' han dado el visto bueno para comenzar las tareas de ensamblaje de la planta, así como las primeras pruebas de funcionamiento que se desarrollarán en las instalaciones de Greene ubicadas en el parque empresarial de Elche.

El responsable del proyecto en Greene, Enrique Aráez, ha explicado que "los planes del Consorcio Life son terminar el ensamblaje de las piezas de la planta durante este mes de junio, para proceder a las primeras pruebas en vacío (sin residuos) durante julio. A partir de agosto, realizaremos pruebas con lodos desecados para comprobar el comportamiento de la instalación".

"Uno de los problemas más acuciantes en materia de gestión de residuos los genera los lodos de las estaciones depuradoras de agua. En España, se generan 1,2 millones de toneladas al año, y gran parte de ellas, la mayoría, termina en los vertederos", detalla Aráez.

La propia Unión Europea ha establecido límites al destino de estos residuos a los vertederos por los problemas medioambientales que genera su enterramiento, aún controlado. "Por ello, entendemos que nuestra planta de gasificación logra una doble ventaja. La primera, elimina hasta en un 80% estos residuos en el proceso de gasificación; además, genera energía eléctrica sin generar gases que incrementa el efecto invernadero que causa el cambio climático", añade el ejecutivo.

Greene nació en 2011 de la iniciativa de cuatro emprendedores de Elche, químicos, y cuenta con 20 empleados y el respaldo de un inversor privado de la Comunidad Valenciana. Desarrolla ya proyectos países de Norteamérica, Sudamérica, el Este de Europa y Asia.

Outbrain