La sección del sindicato de pilotos Sepla en Vueling ha convocado cuatro jornadas de huelga para los días 25 y 26 de abril y 3 y 4 de mayo. En caso de que no se llegue un acuerdo entre las partes y la huelga durante esos días tenga lugar, se prevé que cientos de vuelos sufran cancelaciones y retrasos perjudicando a los pasajeros que tenían su viaje contratado.

Si se materializa la huelga, los pasajeros deben conocer los derechos que les asisten para buscar una solución ante un problema interno de la compañía aérea. Según palabras de Javier López, Director de Comunicación de Reclamación de Vuelos, "una huelga de pilotos no se puede considerar causa de fuerza mayor y su resolución compete directamente a la aerolínea, por lo que es la última responsable de resolver sus problemas internos y que estos no afecten a los pasajeros que tengan vuelos contratados".

"Cualquier persona que se vea afectada por la huelga de pilotos, podrá reclamar una indemnización de 250 a 600 euros más los gastos en los que ha incurrido por la incidencia o ha dejado de disfrutar y los daños y perjuicios ocasionados", añade.

Sin embargo, aclara que si la aerolínea le ha avisado con más de dos semanas de antelación a la fecha de salida de cambios en el vuelo, no podrá reclamar una indemnización. La aerolínea, en este caso, deberá reprogramar el vuelo sin coste en una fecha posterior convenida con el pasajero o reembolsar el dinero si no puede ofrecerla o el pasajero rechaza las alternativas.

Indemnización a reclamar por huelga de pilotos

Según el Reglamento 261/2004 de la UE al que Vueling está sujeto, en caso de que el pasajero sufra una cancelación o retraso de más de 3 horas al destino final el pasajero podrá reclamar una indemnización de 250 a 600 euros que varía en función de la distancia en vuelo hasta el destino final.

Si el vuelo es de menos de 1.500 km tendrá derecho a 250 euros de indemnización. Si la distancia es de 1.500 a 3.500 km, 400 euros. Si supera los 3.500 km y es un vuelo comunitario 400 euros y si es extracomunitario, 600 euros de indemnización.

Además se tiene que exigir el reembolso del billete comprado si no reprograman el vuelo de forma gratuita o el pasajero no desea aceptar la alternativa porque no le conviene.

Compensación de gastos

Si el pasajero compra un nuevo vuelo para llegar a su destino, podrá exigir a la aerolínea que pague por el nuevo vuelo contratado (que generalmente es más caro debido a que su compra se realiza con muy poca antelación), en lugar del reembolso del primer vuelo.

También hay que reclamar los gastos en los que se incurra o deje de disfrutar como daño y perjuicio. Tales como hoteles perdidos en destino o pagados por el afectado durante la espera, taxis, comidas en el aeropuerto o fuera de él, tours perdidos, días de vacaciones, reuniones de trabajo, alquiler de coche...

Outbrain