McDonald's ha concentrado la cabecera de su negocio en Europa en Delaware, un territorio offshore localizado en Estados Unidos y que gracias a las numerosas ventajas fiscales que ofrece concentra ya, con sólo 900.000 habitantes, cerca de 1,2 millones de empresas. Desde allí, y a través de la empresa McDonald's Global Market gestiona ya activos europeos valorados en 39.140 millones de dólares (32.000 millones de euros) al cierre del último ejercicio el pasado 31 de diciembre de 2017.

La cifra supone un 38,5% más que en 2016 debido a que la subsidiaria en Europa de esta compañía, McD Europe Holding, domiciliada en Luxemburgo, ha agrupado todo el negocio en el Viejo Continente.

La cadena de comida rápida norteamericana se había comprometido en diciembre de 2016 con la Comisión Europea a trasladar la sede de su negocio desde Luxemburgo a Londres ante las continuas acusaciones de no estar tributando aquí como le corresponde. Pero más de dos años después, no sólo no lo ha hecho, sino que mantiene su apuesta por territorios con muy baja fiscalidad.

Según consta en los documentos que se acaban de remitir al Registro Mercantil luxemburgués, McDonald's Global Market "está constituida y se rige por las leyes del Estado de Delaware", y por lo tanto por la fiscalidad de este minúsculo Estado norteamericano. Y todo ello a pesar de que tanto la sede social del grupo en Estados Unidos como las oficinas centrales están localizadas en Oak Brook, en Illinois.

Desafío a la Comisión Europea

McDonald's parece ignorar así las últimas advertencias de Bruselas, que ya en 2015 acusó a la cadena de hamburgueserías de no haber pagado prácticamente ningún impuesto de Sociedades desde el año 2009, a pesar de haber registrado beneficios muy significativos en Europa. Fue ese hecho, precisamente, lo que motivó su compromiso de marcharse a Londres, una decisión muy aplaudida entonces incluso por la primera ministra británica, Theresa May, ya que se producía apenas medio año después de que se aprobara en referéndum el Brexit. La multinacional insistió ya entonces en que paga "una cantidad significativa de impuesto de Sociedades" y que "en perspectiva, desde 2011 a 2015 hemos pagado más de 2.500 millones de dólares (2.325 millones de euros) en la Unión Europea", pero aún así aceptó su salida del Gran Ducado, algo que, sin embargo, sigue sin hacer.

La compañía insiste, a pesar de todo, en que tiene "el firme compromiso de contribuir de manera sustancial y positiva al mercado y a la economía europea" y, en este sentido, ha señalado recientemente que "al igual que las franquicias, que operan aproximadamente el 75% de los restaurantes McDonald's en Europa, cumple con sus obligaciones tributarias en todos los países en los que opera". Así, según dice, en los últimos cuatro años ha tributado en Europa con una tasa media del 27 por ciento.

Diferencia con las tecnológicas

De hecho, y al contrario de lo que hacen múltiples firmas tecnológicas estadounidenses, la filial que gestiona el negocio en España, Restaurantes McDonald's, sí que tributa por sus operaciones aquí y, entre 2014 y 2016, ha abonado al fisco 47,5 millones en concepto de impuesto de Sociedades. El problema es que al mantener la matriz en Luxemburgo y realizar operaciones vinculadas entre las distintas sociedades, la compañía tiene la capacidad de incrementar los gastos operativos de las filiales y controlar así el importe de las ganancias que declaran.

Eso al margen de que tan sólo en los tres últimos años ha movido a Luxemburgo a través del pago de dividendos beneficios obtenidos en España por un importe total de casi 140 millones de euros. Hasta ahora, la matriz del negocio español era Luxembourg McD Investments, pero esa sociedad ha sido absorbida ahora por Mc Europe Holdings, que es la que cobrará ahora los dividendos y los trasladará a su vez a Delaware. En el caso español, se han desviado, en concreto, 63,01 millones de euros de beneficio en 2014; 37,99 millones más en 2015 y otros 38,01 millones más en 2016, el último ejercicio con cifras publicadas.

Para llevar a cabo el ahorro fiscal, McDonald's mantiene una compleja estructura societaria. En España, la firma Restaurantes McDonald's está controlada por Mapel Spain, que está domiciliada en Madrid, pero que depende de Luxemburgo.

En diciembre de 2012 el grupo traspasó ya la totalidad de las acciones de dicha firma a McD Europe Holdings, domiciliada en el Gran Ducado, pero al año siguiente ésta transmitió el 99,99 por ciento de los títulos de Luxembourg McD Investments, quedando el 0,01 por ciento restante en manos de la británica Golden Arches UK.

Outbrain

También te puede interesar